Concepto de Fitoterapia

Fitoterapia es una palabra de origen griego, que se integra con el término “phytós” que puede traducirse como planta, y “therapeia” en el sentido de terapia o tratamiento.

La Fitoterapia, como medicina alternativa, es un modo de aliviar, prevenir o curar molestias o enfermedades orgánicas con plantas, usando sus semillas, sus hojas o sus frutos, de modo directo o en distintas preparaciones según los casos.

La naturaleza brinda una verdadera farmacia de tipo natural, y eso es indudable. Los animales nos dan un gran ejemplo de ello, cuando los vemos comiendo pasto para aliviar sus molestias. Los hombres las usaron desde muy antiguo, remontándose a Sumeria en el 3.000 antes de la era cristiana, los primeros rastros encontrados. Los chamanes de las tribus eran especialistas en conocer las propiedades de las diferentes especies vegetales y la forma de consumirlos o aplicarlos para que surtan el efecto deseado.

La medicina moderna también integra en sus preparados productos vegetales, pero combinados con otras sustancias y supervisada su elaboración por profesionales idóneos. Las plantas, si bien son productos naturales, pueden dar alergias, e incluso envenenar, además de interferir con medicinas recetadas por el médico.

En Europa en 2012, la Autoridad de Seguridad Alimentaria publicó las especies vegetales que pueden ocasionar riesgos a la salud. Si se recurre a la fitoterapia, es conveniente que quien indique los productos a usar y sus cantidades, sea un médico.

Todos conocemos las virtudes de un relajante té de tilo, o el de manzanilla para aliviar una indigestión, pero la fitoterapia va mucho más allá, y puede ser riesgosa si no se usan las plantas adecuadas o las dosis recomendables, o por recurrir a la Fitoterapia se trata con ella enfermedades graves como el cáncer, obviando tratamientos que ofrece la medicina moderna, mucho más eficaces en algunos casos.