Concepto de herbolario

la palabra herbolario, nos remite al latín “herbŭla” que se compone de los siguientes términos: “herba” que alude a la hierba, planta que carece de órganos leñosos; y los sufijos “ula” que forma diminutivos, y “ario”, de relación o pertenencia.

Usos del término

Se aplica a la persona que se ocupa de la recolección de hierbas medicinales, teniendo conocimiento de sus fines terapéuticos, para aplicarlas en curaciones y alivios de dolencias, o para comercializarlas, en un establecimiento que también recibe el nombre de herbolario, así mismo es un herbolario, la colección de hierbas y plantas medicinales que allí se expenden. El nombre más preciso de quien conoce y recolecta hierbas, es herborista, y la función medicinal de las hierbas medicinales, se conoce como fitoterapia.

El uso de herbolarios es muy frecuente desde épocas remotas, en la medicina tradicional china, que sostiene la existencia del yin y del yan, fuerzas opuestas que influyen en la energía vital (chi) si están o no equilibradas, incluyendo en sus terapias, la fitoterapia, integrando sus fórmulas con elementos del reino animal y mineral; y en la de la India (ayurbeda) donde se describen casi tres mil plantas o hierbas medicinales. Los chamanes de las tribus americanas y africanas también han usado hierbas medicinales en forma tradicional.

Se basa en usar tratamientos naturales que restablezcan la armonía orgánica, y el equilibrio físico-mental, sin utilizar preparados químicos de elaboración farmacéutica.

La mayoría de los herboristas tiene un acabado conocimiento de cada hierba o planta y su función medicinal, sabiendo también diagnosticar, pero en la mayoría de los casos, se trata de un saber adquirido a través de la intuición y la práctica, sin base científica comprobada.

En Australia, se ha avanzado mucho en este sentido, ya que se han instrumentado estudios formales, a través de cursos certificados, que ofrecen títulos de diversa jerarquía, llegando hasta el doctorado.

Si bien la propiedad medicinal de las plantas es innegable, y son la base de muchas medicinas que se prescriben por parte de profesionales médicos; estos medicamentos cuentan con una supervisión por parte de organismos de salud pública, cosa que no sucede con los herbolarios. Por ello es importante tener sumo cuidado con acudir a herboristas no calificados, comúnmente conocidos como curanderos o sanadores, no comprando tampoco estos productos por nuestra cuenta.

Otro sentido de uso, es para nombrar a los herbarios, o colección de plantas disecadas, que suelen verse en poder de coleccionistas, en escuelas y museos, con fines informativos.