Concepto de linimento

La palabra linimento es un sustantivo que se derivó del latín “linimentum”, vocablo integrado por el verbo “linere” que significa “untar” más el sufijo instrumental “mentum”.

Un linimento es una sustancia usada para untar sobre el cuerpo, y, que, aplicada mediante masajes y fricciones, sirve para alivio de zonas doloridas y/o inflamadas. Es similar a un ungüento, pero menos espeso, y su composición es oleaginosa, por lo cual el aceite es un elemento esencial del linimento. Su uso es exclusivamente externo.

Se mezclan las hierbas con los aceites y se envasan, con lo cual, cerrados en frascos limpios y herméticos, y en lugar fresco y seco, pueden almacenarse por bastante tiempo. La aplicación y los masajes deben hacerse varias veces por día, ya que son volátiles y su efecto dura poco.

Hay varias clases de linimento con diversas propiedades, entre ellos:

El llamado óleo calcáreo, que se integra con aceites vegetales y agua de cal, usada como crema hidratante y muy conocido por las mamás, que lo usan para proteger la colita de los bebés.

El linimento amoniacal se usa en forma de jabones medicinales, donde actúa un álcali sobre el aceite.

El linimento de Buchan, que sirve para aliviar los dolores hemorroidales, que se hace con dos onzas de ungüento popúleon, cuatro dracmas de láudano líquido y dos yemas de huevo.

El “die da jiu” es muy usado por los deportistas, es de origen chino y significa “vino usado para golpes y caídas”.
Hay muchos linimentos caseros, algunos de efectividad probada, y otros no tanto.

Ejemplos de uso del término: “Coloca un linimento sobre tu pierna inflamada y verás que te calma” o “El óleo calcáreo es un linimento muy popular que se usa con cada cambio de pañal y mantiene la piel del bebé, sanita”.