Concepto de castaño

Del griego “kastánaia” y del latín “castanea”, se derivó castaño, que puede ser usado como sustantivo, para nombrar al árbol, cuyo fruto comestible, muy abundante en hidratos de carbono y proteínas, con pocas grasas, es la castaña, muy apreciada para brindar energía en casos de decaimiento físico o mental; o para los deportistas; o como adjetivo, para nombrar al color marrón.

Los castaños son árboles o arbustos pertenecientes a la familia de la Fagáceas. Son árboles majestuosos, de gran copa redondeada, longevos, con crecimiento durante 80 años, típicos del Hemisferio Norte y de climas templados. Tienen flores unisexuales en el mismo árbol, tanto femeninas como masculinas. Es el viento o los insectos quienes se encargan de polinizarlas. Al madurar las flores originan una cúpula donde se alojan las castañas, en número variable entre dos y siete.

Se reconocen varias especies de castaños: 1. el castaño común que es el típico del continente europeo, que puede alcanzar una altura de hasta 30 metros, de tronco corto y grueso, hojas dentadas, de base redonda y asimétricas, y frutos que miden unos 3 centímetros. 2. Los castaños asiáticos, entre los cuales podemos mencionar el castaño japonés (castanea crenata) que mide unos 15 metros de altura, o el castaño Seguin chino (Castanea Seguinii) de una altura menor (llega hasta unos 12 metros) y 3. Los castaños americanos, como la Castanea Dentata, muy altos (miden hasta unos 30 metros) o la Castanea Pumila, que mide la mitad de los anteriores.

Como color, el castaño, se usa para designar el cabello o los ojos de color marrón en sus distintos tintes: castaño claro, más cercano al rubio, o castaño oscuro, cuando es casi negro. Es el color más común de ojos, ya que ojos negros no existen; y el segundo más popular de color de cabello, luego del negro. Los cabellos castaños pueden ser naturales o lograrse ese color con tinturas cosméticas.