Concepto de reverberación

La reverberación es la acción y el efecto de reverberar, del latín “reverberare”, vocablo que se integra con el prefijo de reiteración “re” y con “verberare” en el sentido de golpear o azotar, queriendo significar: “volver a golpear”.

Se aplica en Física a la reflexión calórica o lumínica cuando se presentan difusas. Con respecto al sonido, es un fenómeno que se ocasiona por reflexión, cuando el sonido choca con algún obstáculo, que en una habitación pueden ser sus paredes, su piso o su techo; y cuyo efecto es que se sigue escuchando aun cuando haya terminado su emisión, durante unos instantes. El sonido emitido, se mezcla con su reflejo, sintiéndose como uno solo, que se percibe prolongado. Se diferencia del eco, en que, en éste, ambos sonidos se perciben claramente diferenciados, y en la reverberación, unidos o confundidos, como persistencia acústica, dando sensación de lejanía.

Cuando se produce un sonido en algún lugar de una habitación, le llega al receptor ubicado en otro punto de la misma, de modo directo si no hay obstáculos, y a través de múltiples reflexiones, si los hay; y en este caso los seguirá oyendo por unos segundos más. En cada reflexión, las ondas reflejadas se van atenuando, o sea que su intensidad decaerá a mayor producción de ondas sonoras, por la absorción energética que realiza la pared reflectora. Los valores del coeficiente de absorción son dependientes tanto de la naturaleza de la superficie como de la frecuencia del sonido.

En los lugares cerrados de gran tamaño es más notorio el efecto de la reverberación. El campo de reverberante es el conjunto de las reflexiones que se producen, y el tiempo de reverberación son los segundos que dura el sonido (hasta que baja 60dB) desde que ya no hay emisión por parte de la fuente que lo originó. Esto permite medir el nivel de absorción del sonido del lugar.