Concepto de simiente

La palabra simiente, se originó en el término latino “sementis”, a su vez derivado de “seminis”, en el sentido de “semilla”; siendo una semilla, aquel grano que se halla contenido dentro de los frutos de una especie vegetal, siendo un embrión en estado de latencia y el rudimento de la futura planta, que germinará, si de se dan las condiciones ambientales adecuadas, de luz y nutrición.

Comparte etimología con la palabra semen, que es un líquido de tono blancuzco y textura viscosa, integrado por espermatozoides (del latín “sperma”, que se traduce como semilla) que está contenido en los animales machos, dentro de su aparato reproductor, y, que unido al óvulo femenino, lo que logra, luego de la eyaculación, crea vida.

La simiente de una planta, entonces, es su semilla; y en los animales vivíparos es el óvulo fecundado. Por extensión, se aplica a todo aquello, material o inmaterial, que es el origen de otra u otras cosas.

Ejemplos de uso: “Mi mujer está embarazada, y esa simiente que cobija en su vientre es para nosotros una bendición”, “Me emocionó colocar esa pequeña simiente en el almácigo y ver que al poco tiempo, tuviera sus primeros retoños”, “El latín es la simiente de las lenguas romances”, “Las culturas griega y romana, son la simiente de las occidentales”, “Mi padre, con su primera empresa, puso la simiente de lo que sería la gran cadena comercial que hoy tenemos”, “Marcela puso la simiente de la desconfianza en su hijo, que se convirtió en un adulto receloso” o “La simiente del odio ancestral entre esos dos pueblos, es religiosa”.

En el Génesis bíblica, se dice que Dios ordenó que la tierra produzca pasto verde, y árboles que den frutos, y que ambos originen simientes, para posibilitar el alimento. También existe en la Biblia, el principio de las dos simientes, que representa el origen, tanto del bien como del mal, siendo Caín la simiente del mal o de la serpiente; y Abel, la simiente de la mujer, que, al ser matado por su hermano, Caín, fue sustituido por otra buena simiente: Set. Otras interpretaciones, hablan que no fue Caín la simiente del mal, sino el anticristo. Se lee en Mateo 13:37 que la buena simiente es sembrada por el Hijo del hombre, y son los hijos del Reino; mientras que la mala simiente o cizaña, son los hijos del malo (el diablo).

En el Cine, “Simiente humana” es una película argentina de 1959, con guion y dirección de Sergio Leonardo. Trata de una joven que tiene tres pretendientes, y debe escoger a uno.

Buscar otro concepto