Concepto de sombrío

Sombrío es un adjetivo que procede del latín “subumbra” en el sentido de sombra, más el sufijo de cualidad “ido”. O sea que sombrío es aquello que produce sombra, y por lo tanto resulta oscuro, lo que deviene en que sea muchas veces, algo que da temor y espanto. Por extensión se usa para calificar a todo aquello que produce miedo.

Lo sombrío puede aplicarse a cosas, sitios o paisajes: “Esta habitación es muy sombría, con sus techos altos, su minúscula ventana y sus paredes tan oscuras”, “La casa del anciano, en mitad de la nada, me resulta sombría” o “Este paisaje desolado es bonito pero sombrío”.

También pueden ser rasgos de las personas: “Me observó, y su sombría mirada me produjo escalofríos”, “Es un personaje sombrío, siempre callado y a la defensiva” o “Su sonrisa era más sombría que feliz”.

O a cosas inmateriales: “Tus sombríos pensamientos han logrado preocuparme, no pienses tanto en desgracias y concéntrate en cosas positivas” o “Este viejo arcón debe guardar recuerdos sombríos”.

En lo artístico, una pintura sombría es la que tiene muchas sombras, además de aplicarse también a aquellas en las que lo que representan es algo maligno y tenebroso. Las sombras contrastando con las luces son usadas en pintura para crear imágenes más realistas. La técnica del claroscuro, empleada por ejemplo por Rembrandt permite resaltar ciertos aspectos de las obras. En Música las canciones sombrías son en general cantos fúnebres.

En Brasil, existe un municipio llamado Sombrio, que pertenece al estado de Santa Caterina. Su población es de alrededor de 27.000 habitantes.

En Zoología, podemos mencionar a un ave de color gris oscuro, tímida y veloz, conocida como sombrío, cenizo o tinamú, cuyo nombre científico es Crypturellus cinereus, que podemos encontrar en las zonas pantanosas de América del sur. El charrán sombrío es otra ave, llamada científicamente Onychoprion fuscatus típica de los océanos del trópico, de frente blanca, cabeza negra y cuerpo gris oscuro.