Concepto de tegumento

La palabra tegumento es un cultismo, que se originó a partir del vocablo latino “tegumentum”, derivado del verbo “tegere” que significa “proteger” o “cubrir”. “Mentum” es un sufijo que designa que se trata de algo instrumental.

El tegumento en Anatomía y Zoología

El tegumento es la protección o revestimiento exterior de los organismos vivos, en su totalidad, compuesto de tejido orgánico. En los animales vertebrados, está integrado por la piel, que tiene las siguientes capas: epidermis, dermis e hipordermis, que cubre totalmente a estos animales, protegiendo su organismo del medio exterior (toxinas, luz ultravioleta y golpes) permitiendo su movimiento, impidiendo su desecación, operando como regulador térmico en muchos casos, y siendo un importante órgano sensorial.

El sistema tegumentario, integrado por la piel, se complementa con las faneras, que están sobre la piel, y que incluyen, según las especies, uñas, pelos, plumas, pezuñas, escamas o cuernos.

En los anfibios, su tegumento es húmedo y fino, pudiendo presentar verrugas, como en el caso de los sapos. El tegumento en los anfibios, es imprescindible para su respiración, que es cutánea. Tiene una capa externa, la epidermis, que periódicamente muda, y contiene queratina, que los protege contra el desgaste y la pérdida de agua. También tiene otra capa interna, la dermis, compuesta de glándulas mucosas, que mantienen su piel con humedad; y de glándulas serosas, que producen un líquido irritante que les sirve de protección contra sus depredadores.

En los artrópodos, el tegumento está dado por la cutícula que recubre sus cuerpos, la que es segregada por la epidermis o la hipodermis.

En los parásitos, el tegumento les permite su nutrición.

El tegumento en el reino vegetal

En los vegetales se usa el término tegumento para nombrar la cubierta protectora del óvulo y la semilla. La pared que rodea la semilla, recibe la denominación de episperma o la de tegumento seminal, que puede ser liso o tener crestas, surcos, pelos, etcétera, y que se forma a partir del tegumento del óvulo. El tegumento seminal consta de una capa externa, llamada testa, que es dura y resistente, y una interna, más delgada, el tegmen.