Concepto de tullido

Tullido es el participio del verbo tullir, que procede del latín “tollere”, en el sentido de quitar o de levantar. Tullido, de acuerdo a su etimología es aquello que no posee fuerzas o está deteriorado.
El que está tullido es aquel individuo que ha perdido total o parcialmente la capacidad de moverse, en especial si se trata de las piernas, por lo cual se encuentra impedido de caminar. Esto puede deberse a accidentes o a enfermedades, congénitas o adquiridas. Se usan como sinónimos: paralítico, cojo, inválido o lisiado.
Ejemplos: “Mi perro fue atropellado por un automóvil y quedó tullido” o “Padezco una enfermedad autoinmune que me ha dejado tullido”.

La Biblia entre los milagros atribuidos a Jesús, relata el caso del tullido de Betzatá, que volvió a caminar. Este tullido estaba en Betzabá, un estanque cercano a la Puerta de las Ovejas en Jerusalén, junto a otros discapacitados a la espera de un milagro, que se producía gracias al movimiento de las aguas del estanque, a la cual este hombre no podían ingresar debido a su condición de inválido. Cuando llegó Jesús, le concedió la posibilidad de volver a caminar.

En el cuadro “Las tentaciones de San Antonio” de El Bosco, se muestra a un tullido, que presenta esa discapacidad a causa de una enfermedad conocida como “El fuego de San Antonio” que azotó a Europa durante la Edad Media, causada por un hongo del centeno que intoxicaba el organismo, y que como todas las enfermedades de la época, era considerada un castigo por las malas acciones, dado por Dios, y para no padecerla, las personas le pedían protección a San Antonio.
“El tullido” es también el título de un cuento infantil de Hans Christian Andersen, donde el protagonista es un niño tullido perteneciente a una familia de pocos recursos, a quien un libro regalado por gente adinerada, lo lleva a relacionarse con la literatura y con cuentos llenos de valores que transmite a su familia, lo que le trae relaciones con gente culta; y luego, el obsequio de un pájaro a quien pretendió salvar del ataque de un gato, le permitió recuperar la movilidad de sus piernas.