Concepto de instar

El verbo instar procede etimológicamente del latín “instare”, término integrado por el prefijo de interioridad “in” y el verbo “stare” que alude a la acción de estar de pie.

Se utiliza, en la mayoría de los casos, como sinónimo de urgir o insistir, o sea pedir de modo firme y decidido, para que algo se haga en forma rápida. Ejemplo: “Han instado los vecinos al municipio a que concrete las obras que prometió”, “Debes instar a tu hijo a que se decida a hacer algo productivo, ya que es grande y vive de tus ingresos”, “El jefe instó a los empleados para que terminen su trabajo” o “Me han instado a abandonar mi vivienda ya que concluyó el contrato de locación”.

Se usa el verbo seguido de la preposición “a” ya que siempre se insta a algo. Puede instarse de modo persuasivo o violento: “Me instó amablemente a que me retirara, explicándome las causas por las que no puedo permanecer en el lugar”, “La policía me instó a presentarme como testigo, ya que no había comparecido a la anterior citación” o “El vecino enojado, y blandiendo un palo, instó a retirarse, a quienes habían entrado a su vivienda, sin permiso”.
En Derecho, instar, o incoar, hace alusión a promover un procedimiento judicial o alguna diligencia dentro del mismo; lo que hace poner en movimiento al aparato judicial. De aquí también la palabra instancia judicial, que hace referencia a las diversas etapas de un juicio y también al escrito en que se hace un pedido.

En Biología, instar, o también estadio, término cuyo uso es más habitual, es cada una de las etapas que presentan los artrópodos en su desarrollo, sufriendo metamorfosis, entre mudas, hasta que pueden lograr la madurez sexual. Ese período entre mudas, es lo que se conoce como instar, cuyo número es variable de acuerdo a la especie de que se trate, influyendo también las condiciones ambientales.