Concepto de anuencia

Anuencia, es una conformidad con algo. Implica aprobar un dicho, una decisión, o un hecho, o dar el correspondiente permiso.

El vocablo, procede, etimológicamente, del latín “adnuere”, integrado por el prefijo “ad” en el sentido de “hacia” y “nuere” que alude a hacer, con la cabeza, gestos de afirmación.

Cuando alguien hace algo que involucra otro u otros, o necesita usar algún sitio, obra o servicio, que no le es propio, en general, debe pedir autorización al afectado, dueño, responsable, o legítimo poseedor, en su caso, para no violar normas de cortesía, o, incluso, jurídicas.

En otros casos, no se necesita anuencia, o sea, conformidad de terceros, para realizar ciertas acciones, que son privativas de quien las realiza.

La anuencia o beneplácito, puede darse, en forma oral, por gestos, o por escrito, salvo que se necesite, legalmente, una forma especial; sirviendo las anuencias escritas como prueba documental, si se comprueba su autenticidad; especialmente, si están firmadas por el anuente.

Ejemplos de uso: “Con anuencia de las autoridades escolares, los alumnos celebraron, en el establecimiento, la despedida del año escolar, con una colorida reunión”, “Pedí anuencia a mi jefe para retirarme de mis labores una hora antes, por un problema personal”, “Con aplausos, el público manifestó su anuencia a los dichos del orador”, “El propietario le dio al inquilino, anuencia para que realice algunas mejoras en el inmueble, haciéndose cargo de los gastos”, “No necesito la anuencia de mis padres para viajar al exterior, ya que soy mayor de edad”, “He recibido la anuencia de mi acreedor, con respecto al monto depositado en concepto de cancelación de mi deuda” o “El contrato no es válido si la contraparte no ha dado su anuencia a la transacción”.

Los tratamientos médicos invasivos, que suponen un riesgo la para la integridad física del paciente, necesitan de la anuencia de éste, para poder llevarse a cabo. De lo contrario, el equipo médico asumirá la responsabilidad por las posibles consecuencias adversas.

La anuencia de la persona interesada o afectada, no elude en todos los casos la responsabilidad por los hechos realizados. Por ejemplo, si alguien brinda anuencia para guardar en su domicilio objetos robados, será responsable del delito de encubrimiento; si una persona da anuencia para que otro la mate; esto no le quitará la condena al autor del asesinato (salvo en casos de eutanasia en países donde se la permite).

Ante organismos públicos municipales, se debe solicitar una carta de anuencia, cuando se quiera realizar algún evento en lugares comunes, o para vender ciertos productos, como bebidas alcohólicas, u ofrecer ciertos servicios, como, por ejemplo, habilitación para salones bailables.