Concepto de artesano

Etimología

La palabra artesano es un sustantivo masculino, que se originó en el latín “artis” en el sentido de “arte”, de donde lo tomó el italiano como “artigiano” y de allí pasó al español.

Diferencias entre artesano y artista

Hasta el siglo XV, el artesano y el artista eran dos términos sinónimos. A partir del Renacimiento el artesano es el que practica un arte de tipo mecánico, como oficio, y con fines utilitarios; en cambio el artista es quien produce obras de arte con finalidad esencialmente estética.

Si bien el artesano, realiza obras con sentido estético, su finalidad es en general, lucrativa, mientras el artista si bien también puede ganar dinero con sus obras, no debería ser ese, su fin primordial.

Sin embargo, a veces estas diferenciaciones resultan difíciles de hacer, ya que hay artesanos que son verdaderos artistas, por el sentido estético que les imprimen a sus creaciones.

Características del trabajo artesanal

El artesano confecciona artesanías, objetos hechos a mano, en general, usando como materia prima, elementos propios de la zona en que habita, por lo cual su obra tiene relevancia cultural. Es hecha con las manos del artesano, utilizando herramientas de tipo manual. Puede tener un taller de artesanías o hacer sus creaciones en la vía pública, en ferias o en talleres de otros artesanos, con los que trabaja en colaboración, o a sus órdenes. La producción es mucho menor que la que se hace en fábricas, ayudados por maquinarias, la comercialización es más dificultosa y la ganancia más escasa.

Ejemplos

“Cuando fui de vacaciones a la playa, compré un bonito collar de caracoles, que me vendió un artesano, que los hacía a la vista de todos”, “En Argentina suelen hacerse bonitas artesanías en cuero, como billeteras, calzado, llaveros y agendas” o “Me vendieron una artesanía muy elaborada, hecha con alambres trenzados”.

Historia de la artesanía

Existieron artesanos desde el período Neolítico, en la Prehistoria, donde el hombre se vuelve sedentario, haciendo tejidos, cestos y objetos cerámicos, como cuencos, platos, ollas y vasijas, fabricados con barro cocido.
Luego hicieron tejidos en telares y cestos hechos con mimbre trenzado, para posteriormente incorporar, otros elementos, como el bronce, por ejemplo.

Los artesanos tuvieron un lugar destacado en la Edad Media, donde se organizaron en gremios, y fijaron sus estrictas reglas de trabajo, pero un duro golpe para el trabajo artesanal, fue el que sufrieron a mediados del siglo XVIII, cuando ocurrió la Revolución Industrial. Sin embargo, los artesanos siguen siendo una parte esencial de la cultura regional y de las manifestaciones populares.