Concepto de orden social

La sociedad está constituida por un conjunto de personas, físicas y jurídicas, instituciones y normas que la reglan, que conforman una estructura jerárquica, que cuando se mantiene, y las interrelaciones individuales y grupales, se realizan de modo pacífico y armónico, respetando las normas impuestas, se puede decir que hay orden social. El conflicto altera el orden social, especialmente cuando desemboca en acciones violentas.

Cada sociedad impone un modo de actuar, una organización, sistemas productivos y de intercambio, formas de gobierno, valores y creencias, a la que los integrantes deben ajustarse; o, en caso que disientan, expresarlo a través de los canales institucionales dispuestos para esos fines. En las democracias, los medios masivos de comunicación cumplen una importante misión de expresar opiniones disidentes, sin quebrar el orden social. Otras manifestaciones populares de protesta, como las huelgas o los piquetes, si resultan masivas y continuadas en el tiempo, manifiestan malestar social; y si no son atendidos los reclamos, pueden hacer peligrar dicho orden y estabilidad. La represión de las voces que se alzan en protesta, esconden una realidad, pues detrás de un orden aparente, se encuentra latente la llama del inconformismo, que seguramente, en un momento estallará. Por lo tanto, es conveniente, si se quiere que el orden se mantenga, atender a los reclamos razonables de la ciudadanía por parte de las autoridades gubernamentales.
Filósofos iluministas, como Rousseau, siguiendo ideas que ya habían manifestado filósofos griegos, como Aristóteles, sostuvieron que el orden social estaría garantizado por el respeto a las leyes, a la que Rousseau consideró como “la más sublime de las instituciones”. Los filósofos contractualistas, como el mencionado, sostenían que la búsqueda del orden social, fue la causa del origen de los Estados.

Los sociólogos positivistas del siglo XIX, época en que la sociedad vivía una profunda crisis, y era cuestionada la existencia del orden capitalista, por parte de los revolucionarios de ideología marxista, privilegiaron el orden como el elemento imprescindible, sin el cual ninguna sociedad, según ellos, podía progresar. Por ejemplo, Augusto Comte, consideraba que el orden social era equivalente al concepto físico de estática, por eso lo llamó estática social, integrado por las instituciones básicas, como la familia, las clases sociales y el Estado; pero a la vez existía un movimiento, o dinámica social, que la hacía progresar. Según él, la Revolución Francesa había tenido consecuencias negativas sobre ese orden, atrayendo los conflictos, a los que había que atacar para exterminarlos, y recomponer el orden perdido. Él sugirió que existiera una autoridad moral que tratara de solucionar los problemas que existían en ese momento entre burgueses y proletarios, para tener orden nuevamente.