Concepto de criado

La palabra criado, es el resultado del verbo criar, del latín “creare”, que implica alimentar y cuidar a alguien para que crezca y se desarrolle, lo que puede hacerse con distintas calificaciones valorativas, por ejemplo: “El niño fue criado con todos los lujos, y se convirtió en un adulto prepotente y soberbio”, “Mi hija ha sido criada con amor, pero también con límites” o “El cachorrito fue criado diligentemente, por una perra que lo adoptó al morirse su madre, cuando él nació”. Cuando alguien ha sido criado con demasiadas concesiones y sin negársele nada, y luego, no puede auto valerse, se dice que es un malcriado: “No seas tan malcriado y empieza a tomar en serio tus responsabilidades” o “Deja de llamar a tu padre cuando tienes un problema, ya estás grande para seguir siendo un malcriado”.

Cuando se dice que alguien ya está criado, se hace alusión a que ya es un adulto y puede tomar sus propias decisiones y mantenerse económicamente, por sus propios medios.

Como sustantivo, un criado o criada, es alguien que se dedica a las tareas domésticas para otra persona, a cambio de un salario, aunque en épocas antiguas, era común que se entregaran menores, generalmente niñas (pues culturalmente son las mujeres las que se dedican a las tareas del hogar) por parte de sus padres que no podían mantenerlos, a familias adineradas, para que se ocuparan de su crianza y educación, a cambio de que los niños o niñas realizaran los quehaceres domésticos, sin recibir salario, lo que lo asemejaba a un trabajo esclavo, además de estar expuestos a maltratos, ya que el trabajo y el cuidado de esos niños no estaba supervisado por ningún funcionario estatal, y quedaba dentro de la intimidad del hogar; por lo que está prohibido legalmente, en la actualidad, en casi todos los países del mundo, además de que no está permitido el trabajo infantil de ningún tipo. En algunos lugares, es costumbre que los criados y criadas usen uniformes o atuendos específicos. Aunque las condiciones laborales de los empleados y empleadas domésticas, ha mejorado, los abusos persisten y es muy alto el índice de empleo informal en el sector.

“El cuento de la criada” (1985) es una novela de ficción y crítica socio-política, de la escritora canadiense Margaret Atwood, donde muestra a través de su protagonista, Defred, las sociedades pasadas y presentes, y el rol de la mujer en ellas. En esta sociedad imaginaria, quienes toman el poder por la fuerza, lo hacen con la excusa de defender a la ciudadanía de ataques islámicos, pero terminan imponiendo un gobierno autocrático y restrictivo, especialmente hacia el sexo femenino. “La criada” tiene solo una función reproductiva en esta sociedad. Este argumento inspiró una serie televisiva del mismo nombre, que se estrenó en 2017.