Concepto de desopilante

La palabra desopilante es un adjetivo, que es, a su vez, el participio del verbo desopilar, ya en desuso, integrado por los siguientes términos latinos: el prefijo privativo, “des” y el verbo “oppilare” que se traduce como opilar, que es la acción de cerrar u obstaculizar el paso, por lo cual, desopilar sería desobstruir o volver a permitir el paso. Sin embargo, desopilante, como adjetivo, no tiene relación con paso alguno, sino que pasó a calificar aquello que es risueño, jocoso o disparatado, resultando extravagante.

Ejemplos de uso: “Su atuendo era desopilante, con sus enormes gafas rojas, sus botas amarillas y su vestido verde limón, pero su gracia, la hacía verse hermosa”, “Tiene un gusto desopilante para los viajes, elige destinos donde todo es aventura y diversión, pero donde poca gente iría”, “Fui a una fiesta desopilante, donde la gente estaba disfrazada de personajes insólitos y ocurrentes”, “Hizo un desopilante comentario político, y, hasta los más serios, no pudieron contener la risa”, “Tuve un sueño desopilante, donde yo era un león de circo” o “Sus desopilantes aventuras, deberían estar contenidas en un libro autobiográfico, ya que tuvo encuentros cercanos y graciosos con personajes que parecían salidos de cuentos”.

Lo desopilante puede ser un comentario, una ilusión, un hecho, un peinado, una vestimenta, etcétera, y la característica común es que es llamativo, no pasa desapercibido, y es carente de monotonía, y pleno de diversión, aunque, a veces, puede existir discriminación, si quien es calificado de desopilante, no comparte esa opinión.

Que sea un calificativo positivo o negativo, dependerá de la circunstancia. Si alguien hace un comentario, o va vestido de modo desopilante en un sitio donde se debe guardar compostura, seguramente no será bien visto socialmente, por ejemplo: “Vino al velorio vestido con colores brillantes y no paraba de hacer bromas; su actitud desopilante no solo molestó a los familiares sino a todos los presentes, pues fue una falta de respeto al fallecido y a sus deudos”.

En otro caso, también puede ser negativo, cuando alguien resulta ser desopilante, sin haber intención y termina siendo objeto de burlas: “Todos se rieron del desopilante peinado que lució Julia, en su boda, y ella se echó a llorar, ya que pensaba que le quedaba hermoso”.

En otras circunstancias, puede ser algo positivo: “La desopilante fiesta tuvo de todo: música, baile, comida, bebida y risas a granel o "Vimos una película desopilante y nos divertimos mucho".