Concepto de erogación

Erogación es el acto y el resultado del verbo erogar, que procede etimológicamente del latín “erogare”, integrado el término por el prefijo “ex” que significa extraer o sacar al exterior, y el verbo “rogare” en el sentido de rogar o hacer peticiones con la mano extendida.

Erogación es sinónimo de gasto, de reparto de utilidades o recursos; implica una pérdida o una reducción patrimonial para el que realiza el acto. Las erogaciones pueden hacerse con diversos fines: algunas erogaciones implican pérdidas materiales definitivas e irrecuperables; y, en otros casos, tienen el objetivo de aumentar ganancias en el futuro, como en el caso de las inversiones productivas. Algunas erogaciones cubren necesidades básicas, y, en este sentido, toda persona adulta realiza erogaciones en su vida, para comprar alimentos, vestimenta básica, vivienda, etcétera. Otras erogaciones, cubren contingencias, como el caso de remedios u hospitalización. En ciertas erogaciones, prima el deseo de obtener satisfacciones y placeres; y otras veces, necesitan hacerse para cumplir obligaciones como abonar impuestos, pagar salarios o saldar deudas.

Las erogaciones pueden ser en efectivo, o a través de tarjetas de débito, cheques o transferencias bancarias. Los que hacen erogaciones son personas físicas o jurídicas, públicas o privadas.

Cuando las erogaciones superan a los ingresos, existe un riesgo patrimonial. En las empresas, esto se muestra en sus contabilidades, a través del flujo de caja, que deja constancia de ingresos y egresos en un período de tiempo dado. Si esto ocurre, deberá procederse a recortar erogaciones hasta que aumenten los ingresos o recurrir a créditos, que, si bien serán un ingreso en el presente, crearán obligaciones de erogaciones futuras, para devolver el préstamo pedido, más los intereses que esto devengará. Por eso se debe tener en vista, el uso que se dará al dinero solicitado en préstamo, teniendo en consideración que será útil si sirve para generar mayores ingresos en el futuro.

Ejemplos: “La erogación que realicé fue para comprar mejores máquinas, y espero que en el futuro me genere mayores ganancias”, “El Estado provincial realizó erogaciones importantes para mejorar la obra pública”, “Aunque realicé una erogación importante, estoy satisfecho, pues gracias a mi aporte muchos niños podrán tener hoy un plato de comida”, “Erogué una gran suma, para darme el gusto de tener unas lindas vacaciones en el Caribe, con mi familia”, “Debí hacer una erogación de mucho dinero pues debía varios años de impuestos, y me intimaron el pago”, “Tengo muchas erogaciones en mi empresa, en concepto de salarios” o “Las erogaciones de este mes se acrecentaron, ya que contraté varios servicios para mejorar mi calidad de vida”.