Concepto de neto

La palabra neto se originó en el francés “net” que designa lo que es puro, limpio e inmaculado.

Se aplica en varios contextos:

Para nombrar a aquello que los sentidos captan con nitidez o buena definición: “logro observar las imágenes mucho más netas con estas nuevas gafas de aumento” o “Escuché el sonido en forma neta e incuestionable: había gente morando allí”.

Como algo sin manchas ni impurezas: “Tu cuaderno se muestra neto e impecable, revelando que eres muy prolijo” o “Su casa luce neta”.

En Arquitectura, un pedestal de columna es la parte inferior destinado a servirle de sostén, y es neto aquel que no presenta ningún tipo de molduras.

En Economía, neta es aquella suma que se obtiene luego del descuento de gastos. Por ejemplo, un sueldo neto es lo que el trabajador se lleva a su casa (sueldo de bolsillo) a diferencia del sueldo bruto que es el que solo tiene en cuenta los ingresos (sueldo básico, presentismo, aguinaldo, comisiones, premios, etcétera). En el sueldo neto a los valores activos se le deben descontar por ejemplo los aportes jubilatorios, a la obra social o al seguro de vida.

En una empresa, el ingreso o ganancia neta se obtiene descontando a los ingresos, los egresos (por ejemplo pago de sueldos, impuestos, refacciones, gastos de publicidad, etcétera): “Los ingresos brutos de la empresa son altos, pero los netos son muy bajos pues tiene muchas erogaciones fijas”.

El peso neto de una mercadería es su valor específico de contenido, descontándose, por ejemplo, su envoltorio. “El peso neto de este producto no es alto, lo que aumenta mucho es que está envasado en un estuche de madera”.

El valor o el peso neto siempre son menores que el bruto.