Concepto de indeleble

La palabra indeleble es un adjetivo que procede del latín “indelebilis” término compuesto por el prefijo de negación “in” y el verbo “delere” en el sentido de borrar o suprimir. Indeleble es, entonces, sinónimo de imborrable.

La tinta indeleble es la que se usa para escribir y no puede borrarse, empleada en general para dejar constancia de asuntos importantes y firmas, y también se usa para estampar las impresiones digitales y que perduren en el tiempo y en tinta para sellos.

Los rotuladores indelebles, que cuentan en general con una punta porosa, permiten dejar marcas, dibujos, números o letras estampados para siempre sobre diversas superficies, siendo resistentes al agua.

Ejemplos: “Rotula la ropa de tu hijo con tinta indeleble así sabrán que es de él en la escuela y no se saldrá cuando la laves”, “Le hice una marca a los azulejos con tinta indeleble para reconocer la forma en que deben ser colocados” o “Si hubieras pintado el cuadro con pintura indeleble hubiera resistido el paso de los años”.

En el catolicismo existen tres sacramentos que dejan una marca o sello de por vida o indeleble en el espíritu, por lo cual se reciben solo una vez a lo largo de la vida. Ellos son el bautismo, la confirmación y el sacerdocio.

En este sentido espiritual e intangible pero en el ámbito laico, hablamos de marcas indelebles también en los siguientes casos: “Tu partida dejó una marca indeleble en mi corazón” o “Mi amor por ti es indeleble, no se borrará jamás ni con el tiempo ni con la distancia”.

En el contexto de la Música, “Indeleble” es el título del álbum musical número doce, lanzado en 2006, que le corresponde a la compositora y cantante de pop latino Alejandra Guzmán de nacionalidad mexicana, y que logró consagrarla, habiendo obtenido por él en su país, el disco de oro y el de platino.