Concepto de sello

La palabra sello proviene en su etimología del latín “sigillum”, de “signum” en el sentido de marca o señal, siendo su diminutivo.

Los pueblos mesopotámicos y egipcios usaron sellos cilíndricos de arcilla, y los últimos también escarabeos, que representaban el sol naciente, hechos con esteatita vidriada, con escritos en su parte inferior y que representaban a la realeza. En la antigua Roma los sellos se utilizaron como un modo de dar carácter oficial y protocolar a ciertos actos jurídicos. Por ejemplo en los testamentos pretorianos, ya desde la época republicana se acostumbraban a que las disposiciones de última voluntad inscriptas en tablillas, llevaran el sello de siete testigos. Los emperadores sellaban sus decretos para darles autenticidad con sellos de plomo que tenían sus retratos.

Además de la arcilla fueron usados como materiales para sellos, el oro, la plata, el bronce, el plomo, la cera y el lacre.

Sellar una correspondencia en la Edad Media, aseguraba su confidencialidad y autenticidad, teniendo cada ciudad su sello que la identificaba.

En Arquitectura, se sellaban ciertos tipos de cerámica, colocando el nombre del artista en la parte interna y al pie de la misma, con lo que le imprimía su identidad.

Los sellos adquirieron popularidad con la aparición de la imprenta y los tipos móviles. Los sellos tradicionales contaban con una base donde estaban en relieve las figuras, números o letras que se deseaban estampar, un mango pequeño para sostenerlos y debía contarse con una almohadilla embebida en tinta para mojar allí el sello. Actualmente los sellos contienen la tinta en su interior.

Los sellos son instrumentos que se usan para estampar en general con tinta, imágenes, números y/o palabras, en instrumentos públicos y privados con diversos fines y también es sello la impresión que esas herramientas dejan: “Mandé hacer un sello con el logo de mi empresa” o “Me han puesto un sello en este escrito pero no ha quedado suficientemente nítido”. Los sellos fechadores colocan el día en que se presenta algún documento, los que se estampan al lado de la firma y aclaran el nombre del suscriptor. En los correos, los sellos son las estampillas que se colocan desde el siglo XIX, cuando comenzaron a usarse el Gran Bretaña en las correspondencias, y que contienen dibujos en papel con pegatina y el valor del envío. Los matasellos se colocan encima de las estampillas para que no puedan reutilizarse.

Decimos “dejar su sello” cuando alguien le da un toque personal a algo que practica o realiza. Ejemplo: “Esta comida es tradicional pero mi esposa le agrega algunos ingredientes y así le pone un sello personal”.