Concepto de envase

Envase es el resultado y la acción de envasar, verbo integrado por el prefijo “em” = “en” y “vassum” = “vaso”.

Como acción consiste en colocar algo en un recipiente rígido, semi rígido o flexible, siendo el contenedor también un envase que aloja a lo que se ha depositado en él.

En este último sentido un envase es un receptáculo que sirve para guardar, preservar, exhibir y transportar diferentes elementos y sustancias, pudiendo ser de diferentes materiales y formas según el objetivo que se le asigne. Se usaron desde la Prehistoria ya que el hombre debió buscar algún contenedor para colocar allí el agua y los alimentos que necesitaba para satisfacer sus necesidades vitales. En el siglo XX los envases de cartón, de plástico y de papel reemplazaron en cuanto fue posible a otros materiales más pesados como la madera o el vidrio. Luego surgieron los envases “Tetra Brick” que permiten almacenar en cajas de cartón sustancias líquidas, pues posee muchas capas: una de aluminio, otra de papel Kraft y cuatro capas de polietileno.

Los envases de madera sirven para contener elementos sólidos, si son líquidos la madera deberá estar especialmente acondicionada como ocurre con los toneles que se usan para envasar vinos, que deben ser de buena madera, permeable pero no porosa, durable y resistente, por ello comúnmente se utiliza madera de roble.

Ejemplos de uso de envases: “Busca un envase grande, hermético e higiénico para guardar la comida que sobró en el refrigerador”, “Esta jarra de vidrio será el envase adecuado para el licuado que preparaste”, “En el envase de cosméticos quedan pocos productos”, “Si no guardas en un envase tus joyas, pueden perderse” o “Debes conservar el envase del producto que compraste por unos días pues si deseas cambiarlo te exigirán que lo entregues tal como te lo vendieron”.

Muchos productos se venden con envases, los que pueden ser retornables o descartables, como en el caso de las gaseosas o las cervezas. Otros se venden sueltos, y la gente (o el mismo vendedor) le coloca un envase: “Compro productos de limpieza sueltos, y llevo un envase para que me lo coloquen en él, así me salen más económicos”.

Los envases que se usan para presentar un producto suelen ser atractivos pues es la primera impresión que tiene el consumidor de la mercadería, y forma parte del marketing de venta.

La cantidad de envases ha hecho crecer el número de desechos, contribuyendo a la contaminación ambiental, siendo el plástico diez veces más nocivo para el medio ambiente que el cartón. Lo ideal es crear conciencia de usar menos bolsas de plástico y reciclar.