Concepto de éxito

Etimología y significado

La palabra éxito, es un sustantivo abstracto masculino, y una palabra esdrújula, que significa “salida” si atendemos a su origen etimológico latino, ya que procede de "exitus", con ese sentido. Es un concepto subjetivo, ya que dependerá de cada persona, hallar la salida adecuada hacia sus metas que lo transforme en exitoso.

Tipos de éxito

Para algunos alcanzar un buen nivel de vida económico es tener éxito, para otros formar una familia bien constituida, para otros tener amigos, etcétera. En definitiva, es lograr lo que nos proponemos.

El éxito en los exámenes será visto por algunos como obtenido por su aprobación, en tanto que otros, considerarán que sólo será exitosa la prueba si han logrado altas calificaciones; mientras que, para otros, será demostrar que se ha aprendido.

El éxito social, implica, ser reconocido, tener muchas amistades, ser elegido como pareja, y desempeñar una activa vida pública.

A veces el éxito se considera unido a la fama, y se considera una persona de éxito aquella que es públicamente conocida por sus condiciones artísticas, o su trascendencia a través de los medios masivos de comunicación.

El éxito económico es poder realizar actividades redituables, y conseguir ascender en la escala social.

Ejemplos: "He tenido mucho éxito en la fiesta que organicé, ya que vinieron casi todos los invitados y se fueron muy contentos", "Soy una persona de éxito en los negocios, lo que intento resulta lucrativo" o "tengo mucho éxito con las mujeres, les resulto atractivo".

Recetas para el éxito

Se han dado muchas recetas para lograr el éxito, pero lo primero que deberíamos hacer es fijar nuestras metas, donde el éxito nos espera; y luego hacia ellas dirigir nuestras acciones, confiando en nosotros mismos, y aceptando la ayuda ajena cuando sea necesario, pero no queriendo hallar nuestro éxito en el concepto que de este término poseen los demás.

Éxito y fracaso

La palabra opuesta al éxito es el fracaso, que produce angustia y frustración, el éxito tiene una connotación positiva y debe ayudar a alcanzar la felicidad. No debemos temer de nuestro éxito ni creer que no lo merecemos, en realidad lo que nadie merece es el fracaso, y debemos luchar para salir de él. Si sorteamos nuestros obstáculos, interiores y exteriores, seremos exitosos, a pesar de nuestros tropiezos, si consideramos que ayudan a fortalecernos y a alcanzar el éxito con mayor seguridad. Es todo una cuestión de actitud, de no ver los fracasos como tales, sino como pruebas, y al éxito como un camino, que jamás debemos abandonar, pues está allá, en la medida de nuestros anhelos.