?>

Concepto de linaje

La palabra linaje llegó a nuestro idioma desde el provenzal “linhatge”. Está compuesta por el término “linha” del latín “línea” de “linum” en el sentido de hilo, y por “atge” del latín “aticum” en el sentido de conjunto.

El linaje comprende las líneas de parentesco que unen a las personas biológica y culturalmente ya que poseen antepasados comunes. Desde esos primeros ascendientes, el linaje lo integra toda su descendencia, que se fue gestando a través de las diversas generaciones. El árbol genealógico que podemos hacer de una familia es su linaje, si lo vemos en cuanto a la línea que conecta a padres e hijos (varonía) o a madres e hijos (matrilinaje).

En la religión Jesús tenía un linaje que según la Biblia lo vincula a Abraham, Judá y David.

Ejemplos: “En mi linaje reconozco diversas nacionalidades, ya que uno de mis abuelos era español y el otro italiano”, “Mi linaje no es aristocrático ya que mi familia es muy humilde” o “Tuvo cuatro hijos que continuarán el linaje de los Fernández”. Además de la transmisión del apellido el linaje determina la línea sucesoria legal o ab intestato y proclama a ciertos herederos como forzosos.

En el Antiguo Régimen y ante la existencia de títulos nobiliarios, el linaje era el que los transmitía, merced al reconocimiento que había tenido un antecesor, y que luego se heredaba. Así, en ocasiones y en sentido más restringido, se dice que alguien posee linaje si pertenece a una familia noble, y en este caso el linaje se identifica con el solar o casa que recibió esa distinción, por ejemplo “El rey Fernando VII perteneció al linaje de los Borbones”.

El linaje determina en cuanto a los matrimonios, que si se realizan dentro del mismo linaje serán endogámicos, y exogámicos entre personas de linajes distintos. Estas posibilidades varían según la cultura de que se trate.