Concepto de malvado

La palabra malvado es un adjetivo que procede en su etimología de “malifatius” vocablo latino, integrado por “malus” en el sentido de “malo” y por “fatum” que alude al destino, por lo cual “malifatium” era aquel que tenía un desafortunado destino.

En la actualidad lo malvado es aquello que resulta cruel, perverso, causante de angustia y dolor. Es lo contrario a lo bueno, que es algo positivo y constructivo.

Las acciones malvadas humanas son aquellas que representan destrucción, y son causadas por diversos motivos: deseos de venganza, de poder, de codicia, etcétera. Siempre deben ser estos actos negativos humanos, intencionales, para que podamos calificarlos desde una dimensión ética o jurídica en su caso, como malvados, ya que por ejemplo un accidente puede causar serios destrozos o víctimas fatales, pero son obra de circunstancias que impiden, al no haber voluntad, calificarlos de malvados. Otro tanto sucede con las acciones de aquellos que actúan por instinto como los animales y con los que no poseen discernimiento como los niños pequeños o los enfermos mentales.

Quien es malvado tiene intencionalmente la voluntad de dañar y siente gusto por hacerlo o al menos no le importa la consecuencia nefasta de su acción: “El hombre malvado golpeó a la anciana”, “El niño muestra signos de ser malvado al patear al pobre perrito” o “Es muy malvado de tu parte reírte de alguien que sufre”. Las brujas eran en los cuentos tradicionales las que encarnaban la maldad, así como el diablo lo es en la religión.

Ciertos animales son, por su naturaleza, muy crueles y malvados, por ejemplo las víboras, pero su actitud no es reflexiva, sino instintiva.

El filósofo inglés Thomas Hobbes (1588-1679) sostuvo que el ser humano es malvado por naturaleza. Esta idea fue producto de ver a su país sumergido en una guerra sangrienta entre partidarios de diferentes formas de organización política: Monarquía absoluta o parlamentaria. Sin embargo, las personas, aún aceptando que existe posibilidad de que haya una tendencia al mal, al poseer la capacidad de razonar pueden si desean, controlar sus instintos malvados. Si existe un gen que determina la maldad es muy controvertido por la ciencia. La opinión más fundada afirma que en ello influyen factores biológicos y culturales.