Concepto de monismo

La palabra monismo se compone de los siguientes términos de origen griego: “monos” en el sentido de “uno” y el sufijo “ismo” que hace alusión a que se trata de una doctrina.

En Filosofía, el monismo es la doctrina que afirma que todo el universo fue creado a partir de una sola y única sustancia, a la que denominaron “arjé”. Fue propia esta concepción, de los filósofos presocráticos griegos, que no coincidían en cuanto a cuál era esa sustancia primera origen de todo. Tales de Mileto (639 a. C-546 a. C) decía que se trataba del agua; Anaxímenes también de Mileto (550 a. C-480 a. C) sostenía que era el aire; Heráclito de Éfeso (546 a. C-480 a. C) se decantaba por el fuego; Anaximandro (610 a. C) nos decía que era lo indeterminado y para Pitágoras de Samos (571 a. C-497 a. C) todo podía ser reducido a números.

La moderna teoría del Big Bang explica a partir de una inicial explosión el origen del universo.

A diferencia de esta concepción materialista del origen del universo, la idealista, también monista, afirma que la realidad no es material, y que todo lo que percibimos y nos parece real es una creación de la mente.

Con respecto a la distinción entre el cuerpo material y el espíritu eterno e inmaterial, distinción que hace por ejemplo el filósofo griego Platón, el monismo los unifica en cuanto a su naturaleza. Otro pensamiento que intenta mantener la separación entre alma y cuerpo sin dejar de ser monista es la del alemán Friedrich Schelling (1775-1854) que dice, que, de lo absoluto, surgen tanto el espíritu como la naturaleza material.

El filósofo racionalista Baruch Spinoza (1632-1677) redujo a una las tres sustancias que había descripto Descartes, como constitutivas de los existente. Las tres sustancias cartesianas eran: pensamiento, extensión y Dios, y para Spinoza solo Dios, a quien identificó con la naturaleza. Esta es la única realidad que se creó a sí misma, y a todo lo demás. El cuerpo y la mente son parte de esa sustancia universal.