Concepto de panteísmo

Panteísmo es un vocablo integrado por los siguientes términos griegos: πάν o pan, que significa "todo", y θεός o Theós, palabra que designa a "Dios".

El panteísmo es una concepción filosófica que pone a la noción de divinidad equiparada a la de universo y naturaleza. Todo lo existente es Dios. No es una religión pues existe un panteísmo acosmista, donde el universo se reduce a Dios, es una teofanía, donde todo emana de Dios; pero hay una variante de panteísmo que es ateo, como el de Giordano Bruno, donde lo único verdadero es el mundo y Dios es el principio orgánico de lo natural o la autoconciencia del universo.

El origen de esta ideología monista (Dios y universo son una misma cosa) no es nuevo. Los pensadores griegos presocráticos, conocidos como Filósofos de la Naturaleza fueron panteístas, entre los cuales podemos nombrar a Anaximandro y a Anaxágoras. Otro filósofo presocrático panteísta fue Heráclito, que sostenía que el origen de todo el universo había sido el fuego, un elemento natural, del que todo el resto de las cosas se habrían derivado, y que resulta ser el unificador de todos los contrarios, en un mundo que se mueve cíclicamente en un proceso a la vez, destructivo y constructivo. Para él Dios estaba presente en todas las cosas existentes.

Los filósofos estoicos, escuela que fundó Zenón en al año 301 antes de Cristo, fueron panteístas, pues consideraban al universo en armonía de acuerdo a una ley natural y universal de la cual el hombre es también partícipe. Es un alma racional, inmanente al propio mundo y que todo lo controla (Dios) y lo determina. Nada ocurre por azar, todo está previsto. Ese Dios está identificado con la naturaleza.

Para el filósofo neoplatónico, Plotino (205-270) Dios es simultáneamente inmanente y trascendente, y está por encima de todo el resto de las cosas.

Baruch de Spinoza, en el siglo XVII es un ejemplo de panteísmo de la modernidad. Para él, Dios es una necesidad pues un mundo sin Dios no puede concebirse. Para él la sustancia es una sola constituida por Dios como ser absoluto, infinito y causa de sí mismo; y por la naturaleza.