Concepto de esposo

La palabra esposo procede del latín “sponsus”, del verbo “espondere” que significa prometer. En la antigüedad romana, los esponsales eran el equivalente de nuestra celebración de compromiso matrimonial, situación que ponía a los prometidos en una relación de mutua fidelidad hasta la celebración de las nupcias, que era el objetivo de la promesa mutua. Se denominan esponsales pues para formalizar el hecho, se hacía un contrato verbal solemne denominado “sponsio”. Como en un principio se podían celebrar desde los siete años, era frecuente que los novios fueran asistidos por sus correspondientes representantes legales. El novio entregaba a la novia un anillo de hierro que más tarde se reemplazaba por uno de oro. Ese era el símbolo de que serían fieles. Sin embargo, los esponsales no facultaban a intimar entre los futuros cónyuges, lo que recién ocurría en el matrimonio. En sus inicios, el que incumplía la promesa podía ser pasible de tener que pagar daños y perjuicios, aunque luego esto se prohibió pues atentaba contra la libertad de elección de la pareja. Pero podía ser declarado infame, quien, estando comprometido en esponsales, se casara, o celebrara esponsales con otra persona.

Como vemos, esposo, primero fue sinónimo de novio, pero actualmente se usa la palabra prometido, para quien ha celebrado un compromiso matrimonial, y esposo para el hombre que se ha casado. Es sinónimo de cónyuge, que se usa para ambos sexos, y de marido, cuyo femenino es mujer. El femenino de esposo es esposa.

Un esposo es en nuestro idioma aquella persona de sexo masculino que se ha unido en matrimonio con una mujer, o con otro hombre, en las legislaciones que lo permiten, en un proyecto de vida en común; pudiendo elegir en conformar económicamente una sociedad conyugal donde los bienes son gananciales (sin importar quien generó los ingresos se reparten en partes iguales) u optar por un sistema de administración separada de sus patrimonios. El esposo deja de serlo, por muerte de su cónyuge, por anulación del matrimonio, ausencia con presunción de fallecimiento, o por divorcio.