Concepto de ablandar

Ablandar es un verbo que hace mención a hacer más blanda, del latín “blandus” alguna cosa que era más dura, siendo blando aquello que puede cambiar su forma con facilidad al presionarlo, siendo más moldeable.

Puede entenderse ablandar como suavizar, por ejemplo aplicado al carácter, que se vuelve más benévolo y tolerante: “Por fin has decidido ablandar tu dura manera de ser y volverte más comprensivo y cariñoso” o “Le rogué tanto a mi madre que me perdone que al fin ablandé su corazón y me levantó el castigo”.

En el sentido de quitar la dureza, podemos usarlo por ejemplo para decir que los zapatos o los colchones se ablandan con el uso, que el calor ablanda la cera o que el pan duro se ablanda si lo colocamos un segundito en el horno. La carne suele golpearse con un utensilio llamado ablandador antes de ser cocinada para que resulte más tierna.

Con respecto al agua, para quitarle su dureza y que no acumule tanto sarro, se utilizan ablandadores; por ejemplo el que consiste en intercambio iónico. Los iones de calcio y magnesio del agua son reemplazados por iones de sodio.

Como laxante, podemos usarlo por ejemplo: “Come verduras que te ablandarán los intestinos”.

En Mecánica de automotores suele hablarse del ablande de motores para lograr que se asiente, lo que requiere en los rodados sin uso o 0 kilómetros cierto tiempo de utilización en determinadas condiciones. En la actualidad si bien es recomendable que se siga haciendo ya vienen ablandados de fábrica. Tras el ablande el rendimiento será más óptimo y la duración mayor. Con el ablande, que consiste en hacerlo trabajar en los distintos niveles de potencia, cambiando las velocidades de modo lento y progresivo, las piezas lograrán un mejor acople y el motor tendrá una buena compresión.