Concepto de encaminar

Encaminar es un verbo de primera conjugación que significa literalmente poner en camino; lo que puede ser en forma literal, cuando alguien se dirige a pie, montado en un animal o en un vehículo por un sendero urbano o rural.

Ejemplos: “Encaminó sus pasos hacia el sur, dirigiéndose a la casa de su madre”, “Se encaminó por la ruta más corta, para llegar en su motocicleta lo más rápido posible” o “Se encaminó montado en su caballo al campo vecino”. Puede tratarse de encaminarse hacia cualquier otra meta no material: “Viajo al exterior, encaminada a cumplir mis sueños”.
Pero también puede referirse a un sendero o camino no material, como ruta de vida, especialmente cuando alguien ha errado la senda correcta y decide por su propia voluntad o a instancias de otra persona, retomar la adecuada.

Ejemplos: “He encaminado mi vida, luego de varios errores, y ahora estoy viendo los frutos de mi esfuerzo”, “La cárcel no intenta encaminar a los delincuentes, debería hacer más al respecto, para ofrecerles una nueva oportunidad” o “Luego de tantos años sumido en el alcohol, el hombre pidió ayuda y ahora está encaminando su vida y recuperando sus afectos”.

La Biblia menciona este verbo en varias oportunidades. Por ejemplo, en Lucas 1:79 dice “encaminar nuestros pies por los caminos de la paz”.

Las múltiples opciones que ofrece la vida basadas en nuestra libertad, hacen que podamos equivocarnos en nuestras decisiones, por eso es bueno, recapacitar y cambiar de dirección; y encaminarse hacia lo que trae felicidad y armonía vital.

Puede tratarse también de encaminar el rumbo de los negocios, buscando nuevas oportunidades de éxito; o la gestión de cualquier institución, para lograr más plenamente sus fines: “El nuevo gerente organizó mejor el negocio y lo encaminó adecuadamente, haciéndolo rentable”.

Son sinónimos de encaminar: dirigir, orientar, conducir, encauzar, guiar o encarrilar.