Concepto de escueto

Escueto es un adjetivo, cuyo origen etimológico resulta incierto, y califica a todo aquello que es simple, sin adornos, ni nada de abundancia. En lo escueto está lo estrictamente necesario, ahorrando todo tipo de detalles y subterfugios. Es sinónimo de lacónico y parco.

En un discurso, narración, descripción o expresión oral o escrita cualquiera, se dice que es escueta cuando es breve, directa, transmite el mensaje sin rodeos y va directamente al punto de la cuestión, sin dar demasiadas explicaciones; por ejemplo: “El profesor, en forma escueta, informó a los alumnos sobre la evaluación que les tomará la semana entrante, pero los estudiantes se quedaron con la necesidad de conocer más detalles sobre los temas comprendidos en el test, y la modalidad del examen”, “Le declaró su amor de modo tan escueto, que la joven se quedó asombrada de la parquedad de sus palabras, y confusa de la falta de expresividad de su pretendiente, que, tal vez, obró así, producto de su timidez” o “En un escueto mensaje, el municipio informó a la población, que se suspendía la fiesta de la ciudad, por razones presupuestarias; sin hacer más acotaciones”.

Hay personas que gustan de expresarse, ya sea de modo verbal o escribiendo, y lo hacen de forma natural, extensa y pormenorizada; y, otros, son más parcos y reservados, y lo que dicen es escueto. Si bien lo escueto, puede resultar menos simpático, no siempre lo que es extenso resulta claro y agradable, pues, en ocasiones, dar tantos rodeos para tratar de explicar una cuestión, solo lleva a la confusión, y, en estos casos, ser escueto y concreto, puede ser clarificador; siempre que lo necesario esté incluido en lo manifestado. Por ejemplo: “Este libro es tan extenso, que llega a aburrirme, repite muchas veces lo mismo. Si fuera más escueto lo hallaría más atractivo e interesante”.

Muchas veces se elige dar explicaciones escuetas, para evitar hablar de más y comprometerse dando pistas o indicios que pueden resultar comprometedores, como, por ejemplo: “Cuando te interrogue la policía, sé escueto, y responde solo lo que te pregunten, pues tus dichos pueden ser usados en tu contra”.

Puede aplicarse también a otras cosas, como, por ejemplo, un camino, cuando es corto y está despejado, por ejemplo: “Tomemos este camino escueto, si queremos llegar pronto a casa”, “Si tomas la ruta de la derecha, verás que es más escueta” o “No siempre los senderos escuetos resultan ser los más seguros”.