Concepto de grave

La palabra grave es un adjetivo que procede etimológicamente del latín “gravis” que significa “pesado”. Es por ello que algo grave es algo que posee peso, en el sentido de importancia y seriedad.

Se aplica en varios contextos:

Una situación es grave cuando sus consecuencias, costos o expectativas poseen una consecuencia de importancia vital o trascendente o de difícil resolución. Ejemplos: “La enfermedad de su padre es grave, está en riesgo su vida”, “Cometió un grave delito al apoderarse del dinero de la caja del comercio para el que trabajaba, y ahora le aplicarán una pena también grave”, “El accidente tuvo graves consecuencias ya que dos personas debieron ser hospitalizadas”, “La empresa está soportando una grave crisis, si no conseguimos recursos económicos de inmediatos, tendremos que declararnos en quiebra”, “La mentira que dijiste aunque te pareció inocente tuvo consecuencias graves, ya que tu compañero de clases fue suspendido por tres días, por haber sido acusado injustamente de haberte golpeado” o “El temporal dejó un saldo muy grave, ya que muchas personas perdieron sus casas”.

Hay algunos casos cuya gravedad es indiscutible, pero otros que dependen de la subjetividad de quien los califica, por ejemplo: “Para mí fue grave que mi hijo desapruebe el año escolar, pero mi marido lo tomó con calma y dijo que no era más que un traspié y que le serviría de experiencia”.

Ante un problema grave algunas personas suelen resolverlos con calma e inteligencia, o se consuelan frente a lo irremediable, pero otros pueden deprimirse, caer en el abuso de sustancias o perder el control de sus impulsos.

Referido al carácter, se dice que es grave, cuando la persona se muestra seria y rígida, inflexible, y poco predispuesta a bromas o a momentos de relax.

Los sonidos son graves cuando la frecuencia de sus vibraciones es baja, o sea menor a 250 Hz.

En Gramática, las palabras según se acentuación se clasifican en agudas, graves, esdrújulas y sobresdrújulas. Las graves son las que suenan fuerte o de modo más intenso, en la penúltima sílaba. Llevan tilde siempre que no terminen ni en vocal, ni en las consonantes n y s. ejemplos: patio, ángel, árbol, resumen, difícil, grave. También se las conoce como palabras llanas o paroxítonas.