Concepto de aureola

La palabra aureola se derivó de igual término latino, derivado de “áurea” en el sentido de “dorado”, que designa un aro de formato circular y luminoso, representativo, en sus manifestaciones artísticas, de santidad. El origen de la colocación de aureolas es pagano, ya que fueron ellos, los politeístas, los que ponían halos de luz sobre la cabeza de sus dioses. En sus inicios el arte cristiano solo colocaba una aureola por sobre la imagen de Cristo, a la manera de una corona, suspendida sobre él. En el Imperio Bizantino se lo ponía en las representaciones religiosas, sobre la cabeza de Jesús, y de santos y vírgenes.

Las aureolas circulares fueron muy empleadas en el arte gótico y dentro de ella, a veces se inscribía el nombre del santo. En general se ha reservado la circular para Cristo y la Virgen María y se ha usado una aureola poligonal para otros santos. La triangular se ha empleado como representación de la Santísima Trinidad. La aureola crucífera consta de un círculo que rodea la cruz o son cuatro rayos luminosos puestos en formato de cruz.

Cuando la figura santificada se encierra en el círculo u óvalo, se llama mandorla, que significa “almendra” y es una palabra que procede del idioma italiano.

La aureola da a entender que la imagen irradia luz, está bendecida y no se trata de un ser común, por eso también en sentido figurado se aplica el término en el sentido de fama, gloria, veneración o distinción: “Su trayectoria cinematográfica está coronada con una aureola de éxito” o “Han enaltecido tanto su persona que todo lo que se dice de él está rodeado de una aureola de virtud. Debe ser una carga muy pesada para él, responder a esas expectativas”.

Se aplica también a aquellas cosas que tienen algún círculo, luminoso o no, que las rodea: “La Luna tiene una aureola muy vistosa. Debe haber un eclipse”, “Borré lo que escribí pero me quedó una aureola que no desaparece” o “Al pintar la pared me quedó una aureola de otro tono”.

En Medicina se llama areola o aureola la zona circular, rojiza o amarronada que se encuentra rodeando el pezón. Allí se alojan los conductos mamarios.