Concepto de grácil

La palabra grácil se originó en el latín “gracilis” y su significado es delgado.

Se aplica en general a la figura humana o de ciertos animales que poseen poca masa corporal o partes de su cuerpo de escasas dimensiones, por lo general, en las personas, la cintura: “Los animales gráciles como el venado, tiene la capacidad de correr rápido y es su defensa ante los predadores”, “La niña es muy grácil y bonita, pero debemos cuidar de que se esté alimentando bien”, “Su grácil cintura se movía al compás de la música” o “La grácil muchacha tiene un cuerpo esbelto, elegancia, sensibilidad, gracia y flexibilidad, y por eso decidió ser bailarina clásica”.

También se usa como sinónimo de lo que es sutil y delicado: “Camina con paso grácil y armonioso como si desfilara sobre una pasarela”, “Mirar el grácil vuelo del pájaro me transportó a lugares soñados”, “Con gráciles movimientos, el acróbata realizó su actuación de modo impecable”, “Su letra de trazos gráciles resulta visualmente muy prolija” o “Debes ser más grácil para expresarte pues de esta manera eres grosero”.

En Anatomía existe un músculo aductor (o sea que tiene función de aproximación) que recibe el nombre de grácil o también se lo conoce como recto interno. Se localiza en la cara interna de la pierna, en plano superficial, desde la ingle a la tibia, hacia atrás y en sentido descendente. No soporta cargas pesadas. Además de su principal función de permitir la aducción de la pierna, este músculo facilita la flexión de la cadera y la rotación interna de la rodilla.