Concepto de jolgorio

La palabra jolgorio, derivada de holgorio, y a su vez, del verbo holgar, tiene su origen en el latín “follicare” que designa la acción de resoplar, luego de haber hecho un esfuerzo, y, por lo tanto, quien lo hizo, ya se encuentra descansando; siendo por eso, jolgorio, un estado de ocio activo, donde se manifiesta alegría y despreocupación.

El jolgorio es la situación festiva, donde las risas, el baile, el bullicio y la algarabía, predominan; todo es alegría y diversión; y también con jolgorio se alude a la fiesta en sí misma. Por extensión, y con sentido peyorativo, se usa para designar los lugares donde la gente no trabaja y se dedica a divertirse cuando deberían estar ocupados.

Sinónimos: fiesta, parranda, bullicio, jarana y farra.

Ejemplos de uso:

“Hubo un gran jolgorio cuando se conoció la noticia de que al fin la guerra había terminado”, “Esto es un jolgorio. Debemos ponernos todos a trabajar o no se entregarán a fin de mes los pedidos recibidos”, “Quiero que ya se termine este jolgorio y vengan a gobernarnos políticos serios, que no vivan de fiesta a costa del pueblo”, “Basta de jolgorio, y todos a estudiar, fue lo que nos dijo el profesor, enojado por nuestro bullicio”, “Participé de un jolgorio en casa de una amiga, donde hubo mucha bebida, baile y diversión, hasta la madrugada” o “No viene mal una semana de jolgorio, luego de tanto trabajo”.

En el Teatro: “El jolgorio de los santos” es una obra teatral, dirigida por los argentinos, Alejandro Lifschitz y Gustavo Slep. Su argumento versa sobre la víspera de la celebración del día de los muertos en un pueblo rural mexicano, y un concurso donde se elige cuál es el mejor altar, donde se enfrentan dos vecindades, una de las cuáles ha sufrido el año anterior, una humillante derrota. La fiesta aparece como el pretexto para la unión y la cooperación vecinal.

En Música: El grupo de salsa portorriqueño “El Gran Combo de Puerto Rico” tiene una canción titulada “El jolgorio”, muy divertida y festiva.