Concepto de estremecer

La palabra estremecer es un verbo pronominal, irregular y de segunda conjugación, compuesto por los siguientes términos, de origen latino: el prefijo de exclusión “ex”, más el verbo “tremere” que designa la acción de temblar, lo que ocurre en las cosas, por diversas causas, y, en las personas y algunos animales, especialmente por causa de miedo, aunque puede ocurrir también, por un intenso frío o una gran emoción.

Ejemplos de uso: “La precaria embarcación se estremeció en la noche de tormenta”, “El terremoto estremeció los edificios, pero, por suerte, no los derribó”, “Le dieron la terrible noticia sobre el accidente de su hijo, y el hombre se estremeció antes de desmayarse”, “Me estremecí de frío, porque no había llevado abrigo, y la temperatura descendió imprevistamente”, “La letra de esa canción me emocionó al punto de estremecerme”, “La película me estremeció porque me tuvo en tensión todo el tiempo y tenía escenas de mucho miedo” o “El terror me estremeció cuando vi a ese hombre armado delante de mí”.

En Psicología: Los temores, la ansiedad y la angustia estremecen el alma, la debilitan, y pueden hacer que las vidas y las actividades cotidianas, se tornen insoportables. Uno de los signos por los cuáles se manifiesta ese dolor es en estremecimientos, pues el estrés afecta el sistema nervioso y el muscular.

En Medicina: Son frecuentes los casos de estremecimientos o temblores, en alguna parte del cuerpo, especialmente en las manos, brazos, piernas, pies, cabeza, y suele ocurrir también en las cuerdas vocales, lo que se produce de modo involuntario. Puede suceder en estado de reposo, cuando se está activo y desaparece al cesar el movimiento o cuando se adoptan determinadas posturas. Son causas frecuentes de estos estremecimientos, la edad avanzada, el hipertiroidismo, el mal de Parkinson, la hipoglucemia, la esclerosis múltiple, el estrés, el consumo excesivo de alcohol o los efectos colaterales de algunos medicamentos.

Como recurso literario: Puede aplicarse como personificación o metáfora, para embellecer un relato, por ejemplo: “El cielo se estremeció ante los gritos y el pánico que reinaba en esa zona de guerra”, “Se estremecieron los cimientos en los que descansaba su teoría, al descubrirse datos que la negaban” o “El árbol pareció estremecerse ante la presencia de los leñadores, que darían fin a su larga existencia”.