Concepto de magnánimo

Magnanimus es la palabra latina de la que procede el concepto actual de magnánimo. Es un adjetivo con el que se intenta definir a todo aquel ser humano que se caracteriza por ser bondadoso, benévolo y noble.

Generoso, comprensivo y misericordioso son otros de los términos que vienen a utilizarse para describir a una persona magnánima. Así, por ejemplo, se dice que un hombre lo es, si sabe perdonar aquellos errores que cometen quienes le rodean o aquellos a los que más quiere. El magnánimo no es soberbio ni vanidoso, sino que se brinda por entero a los otros, renunciando a sus propios intereses o placeres.

En «La Suma Teológica» Santo Tomás de Aquino, la propone como un aspecto de otra virtud: la fortaleza, y la considera una aspiración hacia la grandeza, a los supremos honores, haciendo un uso óptimo de la materia de los actos humanos; pero estos honores no son la pretensión del magnánimo, pues sería vanidad, sino efectuar grandes empresas, racionalmente dignas, y movidas por la templanza espiritual

En este sentido, y al acumular todas estas características que hemos ya señalado, es casi obligatorio hacer una referencia a Alfonso V, rey de Aragón (1396-1458) que contrajo nupcias con María de Castilla. Y es que él ha pasado a los anales de la Historia como “El Magnánimo”, o también apodado «El Sabio», debido al conjunto de bondades que poseía a nivel personal y también como monarca.

En el Imperio de Brasil, su segundo y último monarca, Pedro II, también mereció ser apodado «El Magnánimo», por su reconocido sentido del deber y la responsabilidad, transformando a Brasil en una potencia de nivel internacional, con amplio respeto a los derechos humanos. A pesar de ser muy amado por su pueblo, fue depuesto por un golpe de Estado.

Quizás por reunir todas estas virtudes que hemos ido desgranando poco a poco, una persona logre obtener el respeto de quienes están en su entorno o de quienes le conocen. Un hecho que viene a explicar el porqué también es utilizado el concepto que nos ocupa para definir a aquel que causa admiración, por la grandeza de sus acciones nobles, que desafían grandes escollos.

Una admiración por su apariencia y por el papel que ejerció, fue lo que precisamente le valió a un navío de la Real Armada Española el nombre de Magnánimo. Una embarcación esta de 1754, construida en los Reales Astilleros de Ferrol, que forma parte indiscutible de la historia marítima y bélica española.

Buscar otro concepto