Concepto de modificación

La palabra modificación tuvo origen en el latín “modificationem”. Se trata del participio en pasado del verbo “modificare”, término integrado por “modus”, en el sentido de “modo” y por “facere” que se traduce como “hacer”.
Una modificación es un cambio o variación; un hecho natural o cultural que transforma de alguna manera alguna cosa, característica o situación; que luego de la modificación se presenta de otra manera o modo.

“Todo cambia” nos decía el Filósofo Heráclito de Éfeso (540 a.C-480 a C) ya que para él la realidad se caracteriza por ser dinámica, por fluir constantemente.

Si observamos lo que nos rodea: personas, animales, plantas, objetos; vemos que van sufriendo modificaciones naturales con el paso del tiempo (envejecen, se gastan y deterioran) y culturales (por la acción humana que los repara, cambia su aspecto o los destruye).

Los cambios o modificaciones pueden alterar el tamaño: “Hice una modificación en mi casa y amplié la superficie construida, reduciendo el patio”; el peso: “las modificaciones en la construcción de los electrodomésticos, hace que sean cada vez más livianos”; las características generales: “He modificado mi apariencia con una cirugía estética”; en la sustancia: “Las modificaciones que sufren los productos de consumo, por el nuevo uso de transgénicos, aumenta su durabilidad, mejora su aspecto, pero aún no se sabe si daña el organismo”; de rumbo: “Modifiqué mi recorrido y ahora no pasaré por tu casa”; de conducta: “Deberás hacer una modificación en tu comportamiento, ya que si sigues siendo tan impulsivo, te meterás en problemas”; y de contenido: “Modifiqué mi relato, y ahora el final es menos trágico”, o “Se han modificado las leyes del país, y ahora son más inclusivas”.

Las normas que rigen la vida humana, sufren constantes modificaciones a lo largo del tiempo, para adecuarse a las nuevas necesidades, que también se modifican. Los usos y costumbres actuales son mucho más relajados que los de antaño; y las normas jurídicas, incluyen derechos que en otras épocas hubieran sido impensados, como los de cambiar de identidad sexual. También sufre modificaciones el lenguaje, no solo en cuanto a las palabras, sino especialmente en cuanto a los canales de comunicación, que la tecnología ha ampliado de modo considerable.