Concepto de referente

El origen etimológico de la palabra referente lo encontramos en el latín “referrentis”. Este vocablo se integra por el prefijo de repetición “re”, por el verbo “ferre” que puede traducirse como “llevar”, a lo que se le suma el sufijo “nte” que indica el agente que realiza la acción.

En general se usa el término referente para indicar algo o alguien que es el exponente de un hecho o actividad, y sirve como modelo, símbolo, exponente o miembro tan destacado de la misma, que su simple mención genera una relación con aquello a lo que se lo vincula: “Maradona, es un referente del fútbol a nivel mundial”, “los padres actúan como referentes de sus hijos, por eso es tan importante que sean un buen ejemplo para ellos”, “Jorge Luis Borges es un referente de las letras argentinas”, “Busquemos un libro de un autor conocido y acreditado, como referente para cotejar si los artículos que tomamos de Internet poseen veracidad”, “Max es el referente del comunismo” o “Gandhi es un referente de líderes pacifistas”. En muchos casos, el referente humano suele tomar la condición de líder.

También puede aplicarse a aquel que relata o refiere sobre una situación, teniendo acabado conocimiento de ella: “Habló como referente de los hechos dramáticos ocurridos tras el terremoto, el alcalde de la ciudad afectada” o “Has explicado la situación del enfermo, pero no eres un referente válido ya que ni siquiera eres médico”. También se usa como sinónimo de “acerca”, o sea de que se está hablando de cierta cuestión: “Referente al asunto que nos ocupa, les he traído varias hipótesis”.

En el proceso de comunicación, un referente es el objeto real aludido por el signo, que se expresa a través de un canal, y al que se refiere el emisor, por ejemplo, si el mensaje expresa: “Este libro es antiguo” el libro es el referente.