Concepto de subjetividad

La palabra subjetividad, referida a lo subjetivo, proviene etimológicamente del latín “subjectus” que significa “lo puesto abajo”. Se refiere, en Gnoseología, a la relación entre el sujeto cognoscente y el objeto conocido, o a conocer, importando poner el acento en las emociones y apreciaciones personales del sujeto que conoce, que se aleja de lo que el objeto muestra en realidad. Quien conoce subjetivamente, pone en el hecho una carga afectiva que deforma parcial o totalmente la realidad. Lo contrario es la objetividad, donde el sujeto quita toda carga emocional, e intenta ver, apreciar y analizar al objeto de conocimiento tal como es, aunque la objetividad absoluta es casi imposible de lograr.

El conocimiento subjetivo carga al hecho u objeto de valores, sentimientos, ideas o fines, que están no en el objeto sino en el sujeto que conoce. Esta subjetividad está sociológicamente condicionada por el medio sociocultural en que el sujeto se desenvuelve.

Las Ciencias Sociales son mucho más propensas a estos conocimientos subjetivos que las Ciencias Exactas o las Ciencias Naturales, pues el objeto del conocimiento y el sujeto que lo intenta conocer es el mismo: el ser humano. Así, podemos ver, por ejemplo, que en una investigación histórica es frecuente darse cuenta de la ideología de quien la realizó: "La conquista americana por parte de Europa, está relatada con mucha subjetividad por parte de los conquistadores, ya que para ellos, vinieron a traer a estas tierras, la verdadera religión; pero, para los aborígenes significó destruir su identidad cultural" o "Advierto subjetividad en esta investigación sociológica sobre el feminismo, el pensamiento machista aflora en cada página".

En Filosofía, el subjetivismo es una doctrina que liga toda afirmación o negación sobre la realidad a la apreciación de la persona que lo formula, diferenciándose del realismo. Es una posición cercana al relativismo, haciendo depender a la cosa de cómo es vista por el observador. El filósofo irlandés George Berkeley, por ejemplo afirmó que fuera del sujeto, los objetos exteriores, carecen de realidad, negando la existencia de la materia, o sea de lo objetivo.

En Psicología, cuando se habla de introspección, estamos aplicando el subjetivismo, pues es el propio sujeto el que analiza sus procesos mentales, para arribar a conclusiones. El psicoanalista Sigmund Froid le dio suma importancia al subjetivismo al recomendar la asociación libre, donde el paciente refiere las ideas, pensamientos, recuerdos y emociones, de modo espontáneo, para realizar, el análisis de la mente del paciente.

También por subjetividad se entiende lo que diferencia a cada persona de sus semejantes, haciéndola un ser único, en sus gustos, habilidades, reacciones o valoraciones. Por ejemplo: "Mi comida le gusta mucho a mi familia, pero sé que no todos apreciarán su sabor, ya que es algo subjetivo" o "No me gustan las modas, porque me agrada vestirme como elijo, ya que priorizo mi subjetividad a las imposiciones".

Buscar otro concepto