Concepto de cigarrillo

La palabra cigarrillo, es un diminutivo de cigarro, palabra que procede del vocablo maya “siyar”.

Un cigarrillo, son hojas de tabaco, que se envuelven en un papel, por lo que presenta un formato de tubo angosto y relleno, que se enciende en unos de sus extremos, colocándose el otro, en la boca, para aspirar y despedir el humo, desprendido durante la combustión, donde se libera la sustancia activa contenida en ellos.

En América precolombina, podemos encontrar los antecedentes del uso del cigarrillo, en la pipa de la paz, que fabricaban con arcilla, y tenía un significado el acto de fumar, profundamente espiritual. Pero también con hojas secas, envueltas en otras hojas secas, generalmente de maíz, hacían cigarros, colocando uno de sus extremos en la boca, chupando por allí, y encendiendo el otro extremo; los que fueron descriptos por Bartolomé de las Casas en su obra “Historia de las Indias”. La finalidad era que el humo penetre en los pulmones y les diera una sensación de adormecimiento y embriaguez. Los aborígenes brasileños, aplastaban el tabaco seco y lo inhalaban.

Cuando los europeos llegaron a la zona de México y Antillas, observaron esos cigarros hechos con envoltura de hojas, y las sustituyeron por papel. En el siglo XVIII su uso se tornó masivo, y el auge del cigarrillo se produjo con la aparición de la industria tabacalera en el siglo XIX, siendo considerado el empresario estadounidense, James Buchanan Duke (1856 – 1925) el encargado de mecanizar su fabricación, dando por resultado un cilindro de papel que envuelve las hojas de tabaco picado, teniendo un filtro que intenta mitigar los efectos nocivos, lo que no logra conseguir, siendo una de las principales causas de muerte, pues ocasiona cáncer, especialmente de pulmón.

La diferencia entre un cigarrillo y un cigarro puro, es que este último, contiene más cantidad de tabaco, ya que el cigarrillo tiene menos de un gramo, y los cigarros puros entre uno y veinte gramos. Los cigarrillos en general son mezclas, no fermentadas, y los puros, tienen tabaco de una sola clase, curado y fermentado.

También hay cigarrillos cuyo contenido no es tabaco, sino cannabis, que es una droga que actúa como depresora del sistema nervioso. Coloquialmente suele llamárselos porros, canutos o petardos.

Hay cigarrillos modernos, que son electrónicos y funcionan a batería, inhalándose desde la boquilla que posee el dispositivo, que contiene un líquido que se calienta, convirtiéndolo en un “vapor”. También contienen nicotina, así que son peligrosos para la salud.

Buscar otro concepto