Concepto de deuda pública

Una deuda se genera cuando existe una obligación pendiente de pago, producto de un vínculo entre un acreedor y un deudor. Cuando el deudor de una relación obligacional es el Estado, como persona jurídica pública, se trata de una deuda pública.

La deuda del Estado (nacional, provincial o municipal) puede generarse con otros Estados dentro del propio país, por ejemplo una provincia con la nación, o con Estados extranjeros, con organismos internacionales, como el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el Banco Mundial, o con personas particulares. Cuando la deuda se contrae con personas extranjeras se denomina deuda externa, y cuando no se puede hacer frente a sus vencimientos, el país deudor sufre graves intromisiones en su economía que afectan sus decisiones soberanas, debiendo aplicar políticas económicas propuestas por los organismos extranjeros, “recetas” para superar la crisis, que no siempre tienen resultados positivos. Esto afecta sobre todo a los países subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Los motivos por los cuales un Estado se endeuda son básicamente por la necesidad de obtener recursos económicos para solventar los gastos del Estado, incluyendo la provisión de los servicios públicos esenciales a su cargo, o la realización de inversiones productivas. En otros casos son necesidades extremas como hacer frente a los gastos originados por catástrofes naturales. El peor problema además, es cuando los gobernantes no usan el dinero recibido para los fines originarios.

Como todo préstamo la obligación de pago lleva aparejados intereses y la forma de instrumentar la deuda es a través de la emisión de títulos de deuda pública, que pueden ser a corto, mediano o largo plazo, y se negocian en el mercado de valores.