Concepto de golpe de Estado

Ocurre un golpe de Estado cuando el gobierno de un país es derrocado por la fuerza militar y asumen autoridades de hecho o de facto que alegan salvaguardar las instituciones de la patria, que han sido atacadas, según ellos, por el propio gobierno constitucional destituido. Los gobiernos democráticos son legítimos pues surgen de la votación del pueblo, titular de la soberanía. Los golpes de Estado tratan de justificarse en la necesidad del restablecimiento del orden.

En la década de 1970 las dictaduras, que son los gobiernos que surgen como consecuencia de los golpes de Estado, fueron comunes en los países latinoamericanos, que asumieron bajo el pretexto de que los gobiernos constitucionales no podían hacer frente a la guerrilla subversiva que pretendía sembrar el terror para tomar el poder, tal como efectivamente ocurrió en Cuba. Los gobiernos dictatoriales o de facto de esta época se caracterizaron por sus métodos violentos y criminales de persecución a los supuestos guerrilleros a quienes en muchos casos condenaron a muerte sin juicio previo, mediando torturas, y en países como Argentina, apropiación indebida de niños.

Estos golpes de Estado no se sujetan a normas constitucionales ni respetan las libertades individuales, la habitual división de poderes que caracteriza a los gobiernos republicanos se concentran en la figura del dictador que gobierna arbitrariamente. La Constitución de la Nación Argentina tras la reforma de 1994 considera que quienes protagonicen tales actos serán considerados como traidores a la patria.

Una experiencia de este tipo, cuando ya se creía superada la cuestión de los golpes de Estado, está viviendo actualmente Honduras tras la destitución del presidente democrático Manuel Zelaya, ocurrida el 28 de junio de 2009.