Concepto de injuria

La palabra injuria se deriva etimológicamente del vocablo latino “iniuria”, integrado por “in” con el significado de contrario; y por “iuris” que se traduce como Derecho. Una injuria es una acción contraria a la norma legal, al Derecho; pero también para los romanos tenía una significación más específica pues era uno de los delitos privados diferenciados de otros que se cometían contrariando las normas jurídicas.

En este sentido llamaban “iniuria” o injuria a un delito particular que originaba la acción de “iniurias”, cuando una persona era atacada en su integridad física o moral. La primera ley romana, la de las XII Tablas calificaba como injurias a los daños corporales, a los actos de brujería contra alguien o la difamación en público, exigiéndose la intención de provocar daño. En tiempos de Sila, aproximadamente en el año 80 a. c, se dictó una ley Cornelia de Injurias que calificó como tal, además, a la violación de domicilio.

Concepto de injuria

En la actualidad en general, porque varía según los países, la injuria es un delito que afecta el honor de las personas, pues alguien le tribuye en forma falsa acciones que le provocan descrédito. Manchan su nombre; pero no consisten en imputarle la comisión de un delito que origine una acción pública, pues eso sería calumnia.

El artículo 208 del Código Penal español dice que la injuria se configura a través de acciones o expresiones que lesionen al otro en su dignidad, que menoscaben su fama o que constituyan un atentado a su estimación personal.

El artículo 110 del Código Penal argentino, configura la acción delictiva cuando se deshonra o desacredita en forma intencional a una persona física concreta, salvo que su contenido sea de interés público. El artículo 114 del mismo Código establece que cuando se difundiere por algún medio periodístico la injuria, el ofendido podrá solicitar que se inserte la sentencia o la satisfacción, con los gastos a cargo del culpable. Por el artículo 116 el Juez podrá no condenar si existieron injurias recíprocas. Un medio de evitar la pena es la retractación.