Concepto de juicio

En general, la palabra juicio se refiere a la capacidad racional humana que le posibilita elegir y valorar entre el bien y el mal. Se dice que una persona es carente de juicio o que no está en su sano juicio cuando posee sus capacidades mentales alteradas y no puede discernir sobre sus acciones con claridad de pensamiento, por ejemplo por efecto de drogas, alcohol o enfermedades psicológicas o psiquiátricas.

Alguien posee juicio crítico cuando es capaz de repensar las ideas propias o ajenas, evaluando su credibilidad, sus aciertos y sus errores.

Juicio de valor es la atribución de una calificación positiva o negativa a las cosas, personas o acciones. Por ejemplo “Esa persona es buena”, “El remedio te hará peor”, etcétera.

En Lógica, el juicio establece una vinculación entre ideas, afirmando o negando sobre una de ellas, a través de un nexo, denominado cópula. Consta de un sujeto del que se afirma o niega algo, la cópula, y el predicado que es otro concepto que atribuye o niega algo del concepto sujeto. Por ejemplo: “La vida es hermosa”. “La vida” es el concepto sujeto, “es”, es la cópula y “hermosa” es el concepto predicado. La vinculación entre juicios, origina el razonamiento.

En el ámbito jurídico se denomina juicio al proceso, voluntario o contencioso, que se lleva a cabo ante los órganos del Poder Judicial para lograr una decisión, homologar un convenio o dirimir litigios. Comienza con la demanda. En caso de juicios voluntarios puede ser por presentación conjunta de todos los actores, como sucede por ejemplo, en un proceso sucesorio, donde se presentan todos los herederos pidiendo que se los declare como tales. En procesos o juicios contradictorios civiles, la demanda la presenta el actor, que pretende que se declare un derecho a su favor, ofreciendo las pruebas pertinentes u ofreciendo darlas en el momento procesal correspondiente de apertura a prueba, y se le da traslado al demandado que tiene la oportunidad de contestar la demanda, ofreciendo a su vez las pruebas de las que dispusiera para contrarrestar la demanda o aún realizando una contra demanda, reclamando a su vez pretensiones contra el actor. Los juicios penales requieren una acusación de la víctima cuando son delitos de instancia privada o si son de acción pública pueden iniciarse de oficio por el juez.

Luego de ofrecidas las pruebas y evaluadas las normas legales pertinentes, variando los procedimientos según la materia de la que se trate (pudiendo ser escritos u orales) se dictará la sentencia por parte de la autoridad judicial que pondrá fin al conflicto, absolviendo al demandado o condenándolo. Los juicios pueden ser por su materia, civiles, penales, laborales, de derecho de familia, etcétera.

En el ámbito religioso se llama juicio final, al que hará el Creador, levantándose los muertos de sus tumbas, para evaluar sus conductas, durante su paso por la vida.

Es, además, una carta del tarot, donde se muestran seis personas desnudas en distintos barcos en el mar, y un ángel que toca la trompeta.