Concepto de posesión

Llámase jurídicamente posesión o señorío de hecho, que puede o no coincidir con el jurídico, al poder que detenta una persona sobre una cosa, aunque en sentido amplio, los animales también tienen posesiones, que son las cosas sometidas a su voluntad.

Se posee algo cuando alguien actúa con respecto al bien poseído como si fuera propio, aún cuando no lo sea. Por eso puede distinguirse la posesión legítima, que es la que se confunde con la propiedad, pues se tiene un título de adquisición sobre la cosa poseída, y la ilegítima, donde el poseedor pudo haber robado o hurtado la cosa, pero tiene la intención de no devolverla; e integrarla a su propio patrimonio. La ley protege al poseedor actual de cosas muebles, exigiendo que el que pretende cuestionar la legitimidad de la posesión de otro, debe probar su derecho.

Las posesiones pueden ser bienes económicos, que integran el patrimonio, como casas, autos, dinero, joyas, entre otras, o bienes afectivos sin valor patrimonial, como familia o amigos, o también posesiones intelectuales, como los conocimientos adquiridos a lo largo de la vida. Estas posesiones sin valor económico, pero sí afectivo, se denominan derechos personalísimos.

Toma de posesión es aprehender la cosa en cuestión, su corpus, para someterla a nuestro poder, no reconociendo a ningún otro como dueño de la misma (animus). También se habla de toma de posesión con respecto a un empleo o cargo.

Se dice que alguien sufre una posesión cuando un espíritu externo se apodera de su cuerpo. Cuando ese espíritu es maligno se llama posesión demoníaca. Vinculada a la religión y a la práctica de exorcismos, para liberar el cuerpo del espíritu invasor, actualmente la psicología trata de explicar este fenómeno como un trastorno psíquico.