Concepto de usurpador

La palabra usurpador, procede del latín “usurpator”, que designa a quien realiza la acción de usurpar, del latín “usurpare” término integrado por “usus” = “uso” y el verbo “rapere” = “arrebatar”. Un usurpador, es aquel (persona física, individual o grupal; o jurídica, que, sin derecho, le quita a otro la posesión de lo que legítimamente detenta, ya sea un cargo, una identidad, tierras, viviendas, industrias, etcétera.

La usurpación de cargos, militares, religiosos o políticos, ha sido frecuente a lo largo de la historia. En el Imperio Romano, la inestabilidad política del siglo III, dio lugar a muchos usurpadores del trono imperial, ya que las tropas los proclamaban o se autoproclamaban, coexistiendo varios, simultáneamente. Entre quienes merecieron la calificación de usurpadores, podemos mencionar a Pacatiano, Jotapiano y Sibanaco, mientras gobernaba el emperador Filipo I (244-249).

En Rusia, Catalina II, hija de un príncipe alemán, usurpó el trono a su marido, Pedro III, quien había asumido en 1762, contra quien tramó una conspiración, apoyada por el ejército, siendo poco después, Pedro, asesinado, aparentemente en una pelea privada, convirtiéndose, Catalina, en emperatriz, gobernando con gran autoridad y ambición.

La usurpación de tierras o de viviendas, implica que personas sin derecho de dominio o posesión legítima sobre las mismas, se las apropien, lesionando las facultades de quienes tienen sobre ellas, derechos constituidos. También suelen usurparse tierras públicas. Para desalojar a los intrusos, deberá hacerse un juicio de desalojo.

La usurpación de identidad es otro delito grave, por el cual una persona se hace pasar por otra, adjudicándole sus acciones, lo que puede perjudicarla enormemente, especialmente si realiza actos ilícitos o se endeuda. Son varias las maniobras que usan los delincuentes para usurpar la identidad de otro, empleando ardides, para que obtener información, o sustrayéndole su documentación. También es frecuente que, a través de Internet, usando falsos correos, se usurpe la identidad de una entidad bancaria, para estafar a los clientes, solicitándoles sus contraseñas.

“El usurpador” es el nombre de una telenovela mexicana de 1967, con dirección de Fernando Wagner y producción de Valentín Pimstein. Se trata de un melodrama, donde un hombre se arrepiente de haber abandonado a su familia, pero parece ser demasiado tarde.

“La usurpadora” es el título de una telenovela venezolana del año 1971, y de dos mexicanas, una de 1998 y otra de 2019.

En el Cine, “Entre dos amores”, es una película española, de 1972, que en México se conoce como “La usurpadora”, dirigida por Luis Lucia; donde un hombre, abandonado por su esposa, pierde en un accidente a su única hija. La esposa retorna, pero también llega a su vida otra mujer, amiga de su hija.