Concepto de putativo

La palabra putativo proviene en su etimología del latín “putativus”, y a su vez del verbo “putare”, que significa considerar, suponer, creer. Conforman la misma familia de palabras, imputación o reputación. Podemos definir putativo como atribuir a algo (cosa o situación) o a alguien, por error excusable, una calidad que no tiene.

Matrimonio putativo es aquel que se contrajo creyendo de buena fe que no existían impedimentos, cuando sí los había. En el caso de matrimonio putativo los efectos anteriores a la nulidad son válidos, para ambos o para uno solo de ellos, según que los dos o uno hayan tenido buena fe. La buena fe de presume. Si se alega mala fe, ésta deberá ser probada.

Se llaman hijos o padres putativos a aquellos que sin serlo, son tenidos por tales. Un ejemplo bíblico típico, de hijo y padre putativos es el vínculo filial aparente entre Jesús y José de Nazareth.

Existen cargos putativos, por ejemplo en el caso de que alguien lo obtenga de quien no estaba facultado para conferírselo, sin saberlo el que lo recibió; o alguien puede tener un título putativo a una herencia, tomando posesión del acervo sucesorio, desconociendo que ha sido revocado ese testamento por otro posterior.

En el Derecho Penal, el delito putativo es aquel que solo se comete en el convencimiento y conciencia de su autor, que cree haber realizado una conducta antijurídica pero que al no estar contemplada como delito por las normas penales, resulta lícita y no castigada. Por ejemplo quien engaña a su cónyuge con un tercero, y cree que ha cometido adulterio, en un país en que esa conducta no está penada (podrá tener consecuencias civiles, como la de ser causal de divorcio).