Concepto de aftas

En griego “afthe” significaba quemadura, vocablo ya usado por el padre de la medicina, Hipócrates. De allí pasó al latín como “aphta” y así fue receptado en nuestro idioma.

Las aftas son una dolencia que afecta al organismo, y que se presenta como lastimaduras o llagas, e incide en las mucosas (labios, lengua, encías o mejillas) de la boca, y más raramente en la mucosa del tubo digestivo y en la genital. Es una vasculitis autoinmune y sus causas pueden ser estomacales o nerviosas y por alergia a ciertos alimentos, por ejemplo nueces o chocolates, siendo frecuentes también en personas inmunodeprimidas. Hay de distinto grado de gravedad, y son muy molestas porque producen dolor y ardor.

Pueden causar desnutrición al impedir por el dolor la ingesta de alimentos. Aunque remiten de modo espontáneo, se utilizan para su tratamiento, corticoides, propóleos, antibióticos y enjuagues bucales.

Aparecen en general entre los adolescentes, y son úlceras pequeñas de forma regular, de fondo amarillento que se presentan rodeadas de un halo eritomatoso. Esta corresponde a la estomatitis aftosa simple. Afectando también a jóvenes, tenemos a la estomatitis herpética aftosa, con pequeñas placas blanquecinas que se hallan rodeadas de un halo rojo y son muy dolorosas.

Existen también las aftas sintomáticas, generalmente secundarias a una patología infecciosa.

El ganado, salvo el equino, puede ser afectado por una enfermedad viral, llamada fiebre aftosa o glosopeda, que entre otros síntomas, además de la fiebre genera una ulceración bucal. Es muy contagiosa y extremadamente grave. En los humanos existe una enfermedad también llamada fiebre aftosa, viral, propia del verano, pero que no reviste ninguna gravedad.