Concepto de agonista

La palabra agonista es usada en el ámbito médico y farmacéutico y su origen etimológico nos remonta a ἀγωνιστής, término griego que significa combatiente. Del griego pasó al latín en la misma forma que llegó al español.

Se aplica en Medicina y Veterinaria para calificar a aquellos músculos que realizan algún movimiento, para diferenciarlo de los músculos antagonistas que hacen el movimiento opuesto o contrario. Por ejemplo en el movimiento de flexión del codo el músculo agonista es el bíceps braquial y el antagonista es el tríceps braquial, funciones que son complementarias y ambas sirven para regular los movimientos. En la flexión de la rodilla los isquiotibiales son los músculos agonistas, mientras que el cuadriceps ejerce la función de antagonista, y evita el sobreestiramiento. La contracción que hace el agonista es concéntrica y la del antagonista es excéntrica, y presenta oposición a la fuerza y al movimiento del agonista, lo que no lo perjudica sino que lo controla, siendo necesario para la correcta función que se encuentren sincronizados.

Concepto de agonista

En Bioquímica son agonistas aquellos compuestos químicos que tienen la aptitud de potenciar la actividad o acción de otro. Son ejemplos de sustancias agonistas naturales, las enzimas, las hormonas y los neurotransmisores que se adhieren a los receptores celulares, provocando una respuesta; y son sustancias agonistas creadas por el hombre, algunas medicinas, que actúan estimulando o inhibiendo respuestas orgánicas, imitando a los agonistas naturales, si la imitación es total se denomina agonista pleno, pero si imita a la sustancia natural de forma incompleta, se denomina parcial. Por ejemplo, la dopamina que es natural es imitada por ciertos fármacos para usarla como antidepresivo. Los antagonistas son las sustancias que bloquean la acción de los agonistas.