Concepto de agresión

La agresión hace referencia a agredir y a su consecuencia. Proviene etimológicamente del latín “adgressus” con el significado de dirigirse hacia un objetivo para atacarlo, y causarle daños materiales y/o morales. Los agentes de la agresión pueden ser físicos, como ocurre con una tormenta o una inundación que causan destrozos, o pueden ser biológicos como sucede con virus o bacterias que enferman a los organismos vivos a los que atacan; o ser obra de animales con instinto agresivo, como el tigre o el león; o ser actos voluntarios producto de la acción humana, cabiendo en este caso responsabilidad por la actuación. Los medios de agresión entre los humanos pueden ser verbales y/o físicos. En el primer caso pueden configurar delitos de calumnia o injuria; y en el segundo, entre otros, lesiones, abusos sexuales, violaciones, u homicidios

Concepto de agresión

Las agresiones humanas pueden provocar daños en los bienes de otro u otros, o dirigirse a menoscabar sus derechos, entre los cuales pueden citarse, la integridad física, sexual, moral, la libertad o la propia vida. Existen casos de auto agresión cuando la persona se provoca un daño a sí misma. Las causas de que algunos individuos se muestren agresivos se deben a combinaciones de factores genéticos y de tipo ambiental. Para Freud, la agresividad es una manifestación de la pulsión de muerte. El alcohol y ciertas drogas pueden potenciar esa pulsión.

Entre naciones las agresiones suelen ser armadas, cuando una ataca a la otra, sin declaración formal de guerra. Ejemplos: “La conquista de América significó una agresión a los derechos de los aborígenes”. El concepto de crímenes contra la paz, y la agresión como una perversión, surgió luego de la Segunda Guerra Mundial.