Concepto de arroyo

Del término latino arrugia proviene el actual concepto de arroyo que se utiliza para definir a toda aquella corriente de agua natural que discurre con continuidad pero que, frente a los ríos y mares, suele tener muy poco caudal. Incluso se puede dar la circunstancia de que su nivel mínimo desaparezca en determinadas épocas del año o circunstancias como puede ser un periodo de sequía.

Otra de las principales características que tiene todo arroyo, que en determinados países hispanoamericanos es conocido como quebrada, es que no es navegable por regla común debido precisamente al hecho comentado de que posee escaso caudal de agua.

En ocasiones el elemento que estamos definiendo llega a considerarse algo más, en concreto el afluente de un determinado río. Eso sucede cuando el mencionado arroyo tiene un trayecto que desemboca finalmente en un río y por tanto llega a considerarse afluente del mismo.

Pero el concepto que estamos definiendo tiene otros significados. Así, en muchas ocasiones, es utilizado para describir una corriente de cualquier elemento de tipo líquido. Un ejemplo sería: “Lo estaba pasando tal mal sufriendo de esa manera que sus ojos eran auténticos arroyos de lágrimas”.

La tercera acepción que tiene el término que estamos analizando es de tipo peyorativo. Y es que la palabra que nos ocupa es utilizada para hacer referencia a un lugar miserable. En este sentido, podría decirse: “¿Cómo pretendes que él tenga educación y clase? Eso es imposible porque se crió en el arroyo”